Muere líder del Talibán bombardeado por EE.UU. en Pakistán

A- A A+
mayo 22
/ 2016

El líder del Talibán afgano, Mullah Mansour, murió en un ataque aéreo de Estados Unidos en Pakistán, anunciaron este domingo los servicios afganos de inteligencia, mientras que los insurgentes mantenían un silencio total.

La muerte de Mullah Mansour asesta un fuerte golpe al movimiento islamista, enfrentado a una dispersión de sus tropas, de las que algunos han desertado para unirse a las filas del grupo yihadista Estado Islámico (EI).

Mullah Mansour, a la cabeza de los talibanes desde el verano pasado, tras la muerte del fundador del grupo, Mullah Omar, “murió ayer en un ataque de drones (…) en Baluchistán”, una provincia al suroeste de Pakistán, indicaron los servicios de inteligencia afganos. “Se le vigilaba desde hacía tiempo”.

Un miembro de la “Shura de Quetta”, el Consejo de Dirección de los talibanes afganos, contó a la AFP que no conseguía contactar al mulá Mansour desde el sábado por la noche. “No sabemos si le ha pasado algo grave o si apagó su teléfono móvil por miedo a un ataque”.

El bombardeo se llevó a cabo con varios drones de las fuerzas especiales estadounidenses en Pakistán, en una zona apartada “en el suroeste de la ciudad de Ahmad Wal”, según un responsable norteamericano. Según esta misma fuente, el jefe talibán murió “probablemente” en el ataque, autorizado por el presidente Barack Obama.

Washington informó del ataque a Islamabad y Kabul una vez terminado, según un alto responsable de la Casa Blanca.

El ataque aéreo “destruyó totalmente” el coche en el que circulaban dos individuos, cuyos restos son “irreconocibles”, indicó a la AFP un responsable de los servicios de seguridad pakistaníes. Los dos cadáveres fueron trasladados a un hospital de Quetta, la capital de la provincia de Baluchistán, precisó otro responsable.

El secretario de Estado John Kerry, de viaje a Naypyidaw, la capital birmana, explicó que Mullah Mansour era un objetivo porque representaba “una amenaza inminente para el personal norteamericano, los civiles afganos y las fuerzas de seguridad afganas”.

Mansour fue elegido en verano del año pasado para dirigir al Talibán afgano después que se hizo pública la muerte del fundador de la organización, Mullah Mohammad Omar, ocurrida varios años atrás. Mansour, segundo de Mullah Omar durante mucho tiempo, había sido de hecho el líder de facto del Talibán durante años, según el gobierno de Afganistán.

Su ascenso formal fue divisivo entre el Talibán, lo que lo enfrentó al reto de unir a una insurgencia fracturada, aunque aún letal, que ha visto a combatientes desertar para integrarse a organizaciones más extremistas, como el grupo Estado Islámico.

El Talibán gobernó Afganistán con base en una brutal interpretación de la ley islámica hasta que el grupo fue derrocado por una invasión encabezada por Estados Unidos tras los ataques terroristas del 11 de setiembre de 2001.

EC