Militares del chavismo maniobran para reemplazar a Maduro (+Detalles)

A- A A+
abril 12
/ 2016

Como una reacción ante el riesgo de que el colapso económico termine por devorar la presidencia de Nicolás Maduro, distintos grupos dentro del chavismo han comenzado a maniobrar con la intención de estar mejor posicionados para asumir las riendas del poder en Venezuela, en un delicado baile que se está viendo acelerado por el descontento dentro de los cuarteles.

Las maniobras están acentuando las rivalidades tradicionales entre los distintos feudos que conforman al chavismo, dijeron a el Nuevo Herald fuentes familiarizadas con la situación. Esto coloca en pie de guerra a los bandos encabezados por el ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López, el gobernador de Aragua, Tareck El Aissami, y el ex ministro de Relaciones Interiores, Miguel Rodríguez Torres.

Acompañado por el ex presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, y por otros militares que participaron con Hugo Chávez en la intentona golpista de febrero de 1992, Rodríguez Torres encabeza el bloque que luce más fuerte y que está mejor posicionado para presentarse ante el chavismo como el verdadero exponente del legado del fallecido mandatario.

También podría ser el grupo que recibiría con mayor facilidad una eventual bendición de Maduro, en caso de que el actual gobernante se vea obligado a partir en el marco de un escenario de gran conmoción social, explicó una de las fuentes que habló bajo condición de anonimato.

“Rodríguez Torres y Diosdado Cabello son quienes podrían brindarle las mayores garantías a Maduro” de no ser enjuiciado después de que salga del poder, dijo la fuente. “Padrino López y Tarek no le dan ese mismo grado de seguridad”.

Maduro no tiene ningún apuro por dejar la presidencia, añadieron las fuentes, pero está al tanto de que la situación interna del país es extrema y de que el descontento de la calle se está extendiendo dentro del sector militar.

Previendo la posibilidad de que el país caiga en un escenario de gran conmoción nacional en los próximos meses, Maduro podría sentirse inclinado a nombrar a Rodríguez Torres como vicepresidente, y de esa manera el general estaría posicionado para asumir la presidencia y terminar el resto del mandato en caso de que Maduro dejara el cargo a partir del próximo año.

El caos económico provocado por el colapso del modelo “petro-populista” aplicado por el chavismo está llevando a millones de venezolanos a hacer colas de más de seis horas para tratar de conseguir alimentos, al tiempo que una escasez de medicamentos cercana al 95 por ciento representa una virtual condena de muerte para miles de venezolanos que padecen de enfermedades crónicas como el cáncer, la diabetes, el sida y la hipertensión.

Pero las aspiraciones del bloque de Rodríguez Torres se han visto obstaculizadas por el general Padrino López, quien ha acumulado gran poder en los últimos meses y cuyo grupo se ha beneficiado de la decisión de Maduro de otorgarles a las Fuerzas Armadas un control mayor sobre la economía.

Pese a ese tipo de beneficios, el malestar dentro de las Fuerzas Armadas ha ido aumentando con el correr de la crisis, dijo en Miami el general retirado Antonio Rivero.

“Hay mucho descontento interno”, dijo Rivero, quien se mantiene en contacto con oficiales venezolanos activos. “En los cuadros medios, los oficiales la están pasando muy mal al igual que sus familiares”.

Padrino López, quien en el pasado ha mantenido líneas de comunicación con la oposición, ha estado a cargo de la difícil tarea de manejar ese descontento, especialmente entre la tropa y los oficiales medios, que son los más impactados por la crisis.

Rodríguez Torres y Padrino López no se han peleado públicamente y ambos mantienen algún grado de afinidad, ya que pertenecen a la misma promoción de oficiales. Pero las fuentes dijeron que ambos generales están enfrentados en el tema de la transición.

“El ministro de Defensa estaba en conversaciones muy avanzadas para detener el avance de Rodríguez Torres”, dijo otra de las fuentes consultadas.

Pero Padrino López no estaría intersado en ocupar él la presidencia, sino en evitar que Rodríguez Torres y Cabello den un golpe de Estado, o un autogolpe, que termine por romper el hilo constitucional, agregó la fuente.

Un caso distinto es el del gobernador de Aragua.

Aunque abiertamente expresa su respaldo a Maduro, El Aissami está moviendo sus piezas para llegar a la presidencia antes que Rodríguez Torres, su viejo enemigo dentro del chavismo.

El Aissami cuenta con su propio aparato de inteligencia y está en control de colectivos y de otras organizaciones paramilitares armadas que en el pasado se han mostrado dispuestas a utilizar la violencia para defender el proceso revolucionario de Chávez.

Las fuentes señalaron que estos grupos están muy bien armados, con una dotación de miles de rifles de guerra. Pero El Aissami no cuenta con gran respaldo entre los militares, situación que obviamente le coloca en desventaja.

 

ENH