Saltar al contenido

Material para instalaciones producido con una mayor exactitud

27 diciembre, 2018

Toda obra de construcción requiere de aspectos claves que garanticen un resultado perfecto. Así, ya sea que se trate de una obra nueva o de una reforma. Resulta preciso contar con los profesionales indicados para tal labor. Una vez cubierto este primer punto, se debe tomar cartas en relación a los materiales que se vayan a emplear.

En este sentido, se debe tener en cuenta que las obras de construcción son cada vez más exigentes. Por lo cual se hace necesario la optimización de la fabricación de bloques y la producción de hormigón. Esto a fin de garantizar la calidad necesaria en la obra en cuestión.

Por otra parte, las obras de construcción, abarcan diversos proyectos pequeños a la vez. Todos estos aspectos requieren de precisión tanto en su ejecución como en los materiales a utilizar.

De acuerdo con lo anterior, es esencial una adecuada planificación, iniciando por la adquisición de los materiales que van a ser necesarios para la obra. Para esto conviene acudir a los mejores fabricantes de máquinas de hacer bloque y plantas de concreto. De esta forma, se evitan inconvenientes futuros y se garantiza que los resultados obtenidos serán los deseados.

Centrales de concreto

Las plantas de concretos son máquinas de gran tamaño, usadas para fabricar hormigón, cemento y otros materiales esenciales para la construcción. Pueden producir desde 30m3/hora hasta 100 m3/hora. Se compone de una mezcladora planetaria o en su defecto un eje horizontal. Su uso está sugerido para producciones a gran escala.

Esta permite producir diferentes materiales de forma libre, segura y exacta. Entre los elementos que más se fabrican se encuentran los bloques, bordillos, adoquines, tubos vigas y placas de concreto. Para esto es preciso que se suministre concreto líquido a través de obras o camiones.

Por otra parte, las centrales de concreto pueden encontrarse fijas o móviles. Además, pueden incluir elementos como silos, tolvas y mezcladoras. En el caso de las plantas de hormigón fijas, suelen emplearse en obras de gran tamaño. Pues, necesitan la presencia de la planta en un mismo lugar durante largo tiempo. Sin embargo, puede movilizarse fácilmente al concluir la construcción.

No obstante, las hormigoneras móviles poseen ruedas para trasladarse con mayor facilidad. Por ello, se emplean en obras de menor escala, siendo la principal diferencia entre una y la otra su capacidad. En ambos casos se requiere de un esfuerzo y tiempo mínimo para montar y desmontar.

Maquinas bloqueras

En la fabricación de bloques es necesaria una gran exactitud, razón por la cual contratar una máquina ponedora de bloques resulta tan importante. Estas pueden producir desde bloques de hormigón, bovedillas, bordillos y adoquines por medio de un proceso vibro-compactador. Todos a una tasa que puede alcanzar las 3.000 unidades por hora.

Por otra parte, según las necesidades y presupuestos de cada proyecto, es posible encontrar máquinas bloqueras de diferentes capacidades. Estas además, vienen en versión manual, hidraulica, automática y semiautomática.

No obstante, aspectos como las dimensiones y calidad de los bloques resultan invariables, siempre que se provea de la materia prima adecuada. Finamente, las máquinas ponedoras de bloques pueden armarse y desarmarse en muy poco tiempo. Su instalación es verdaderamente fácil por lo que son usadas en todo tipo de obras y proyectos.

Mezcladoras

Estas son una parte esencial de toda planta de concreto. Tal como se ha señalado antes, existen mezcladoras de eje horizontal y planetarias. Las primeras se corresponden con la versión modular, dispuestas para centrales fijas. Mientras en las segundas, destaca el camión-hormigonera.

En ambos casos, se mantiene en movimiento el concreto para evitar el fraguado y garantizar un mezclado homogéneo y de calidad. La selección de una u otra están sujetas a las dimensiones de la obra. Así como de la central de hormigón y la máquina de bloques.

Su uso facilita la elaboración del hormigón. Ya que elimina el esfuerzo físico que supone batir manualmente la piedra, arena, cemento y agua. De esta forma, no sólo se ahorra tiempo, sino que se humaniza la obra en cuestión.

Tolvas

La tolva es otro elemento clave de cualquier planta de hormigón. Es un embudo de dimensiones proporcionales a la planta. Sirve de dispensador de la materia prima con la cual se produce el concreto. El uso de una tolva garantiza la fluidez del proceso en la fabricación de concreto, bloques y adoquines.

En la actualidad, las tolvas pueden encontrarse en diversos materiales. En la mayoría de los casos se trata de metales como el acero, sin embargo también pueden encontrarse en plástico.

Al igual que los demás componentes de la planta de concreto, esta puede trasladarse de un lugar a otro. Para lo cual es posible montarla y desmontarla con facilidad. En la mayoría de los casos, es frecuentemente trasladada de una zona a otra. Esto, a fin de canalizar diferentes materiales en las distintas etapas de producción.