Maduro y su estado de conmoción ; por Marta Colomina

A- A A+
mayo 22
/ 2016

Desde que asumió el poder sin que cumpliera la promesa oficial de auditar los cuadernos de votación y, según el CNE, haber “ganado” por muy estrecho margen, Maduro ha “desgobernado” el país a punta de leyes habilitantes y decretos violadores de la Carta Magna. Desde que el 16-D perdiera por paliza, ha estado actuando de espaldas a la Constitución, gracias a la pervertida sala (in) constituional del tsj, que ha declarado “constitucional” lo que a todas luces no lo es. No contento con haber renovado ilegalmente 2 veces el Decreto de Emergencia Económica –que en 5 meses de vigencia inconstitucional ha hecho estallar la inflación y la escasez, hasta llegar a la crisis humanitaria de ahora, con desabastecimiennto de medicinas y alimentos superior a 87%; inflación de 700%: caída del poder adquisitivo del salario de 40%; los precios controlados y los del mercado según el Cendas alcanza 1.893% y la canasta básica aumentó entre febrero y marzo a 26.968,50– ahora Maduro nos amenaza con decretar un estado de conmoción con el cual aumentaría la represión y militarización, para acabar con las multitudinarias protestas pacíficas e intentar así impedir el referendo revocatorio que sacaría a Maduro democráticamente del poder.

El DRAE define “conmoción” como “movimiento o perturbación violenta del ánimo o del cuerpo. Tumulto, levantamiento, alteración de un Estado, provincia o pueblo. Movimiento sísmico muy perceptible. Estado de aturdimiento o pérdida del conocimiento, producido por un golpe en la cabeza, por una descarga eléctrica o por los efectos de una violenta explosión” y el diccionario de sinónimos y antónimos nos ofrece una larga lista de sinónimos de “conmoción”, perturbaciones todas achacables al catastrófico desgobierno de Maduro que ha convertido a Venezuela en un país empobrecido (Conindustria declara que 8.000 empresas han bajado sus santamarías); desempleo, escasez de alimentos, medicinas y de todo, males insufribles enmarcados en una inseguridad extrema, de la que es reina la delincuencia organizada con armas de guerra que deberían estar en los cuarteles de las FAN.

Mientras el miércoles 18 arreció la represión de la GN y las policías con bombas lacrimógenas y golpes brutales contra las multitudinarias y pacíficas marchas en todo el país que pedían de nuevo al CNE la agilización del referendo revocatorio, para el que Tibisay y el psiquiatra han inventado 5 modos inconstitucionales de validación y una auditoría, con los que podrían invalidar 800.000 firmas, y con cuya trama llevarían el revocatorio hasta 2017, cuando nos dejarían al patético Aristóbulo al frente de la presidencia hasta 2019 –Maduro vociferaba en cadena nacional que “decretaría el estado de conmoción interna” si se presentaban hechos golpistas. Como si no fuera él y su régimen los que han dado golpes sucesivos contra el mayoritario Poder Legislativo, declarando inconstitucionales todas las leyes y resoluciones aprobadas por la AN y han llevado al país a una conmoción interna permanente a través de las humillantes colas, la inflación que exige más de 10 salarios mínimos para la adquisición de la canasta alimentaria, la escasez de medicinas por la que mueren cientos de pacientes y otra interminable lista de desgracias nacionales originadas en la corrupción e incapacidad oficiales. Grita Maduro que “hay amenazas graves sobre la paz del país”. ¿Cuál paz Nicolás, si el pueblo está a merced del hampa y nunca ha sufrido tanta represión, ni ese pueblo ha estado tan empobrecido y desamparado como ahora? (41 manifestantes pacíficos presos en la marcha del miércoles hacia el CNE, 19 fueron maltratados física y psicológicamente por funcionarios de seguridad del Estado, como denuncia el Foro Penal, y el jueves, 12 agentes del Sebin detuvieron al jefe de seguridad del presidente de la AN). Según anuncio del ministro de la Defensa, este viernes por orden de Maduro, sacarían a 500.000 uniformados a la calle –entre militares, milicianos y paramilitares (colectivos)– con toda su artillería bélica “para prepararse ante una agresión externa”. Aunque su propósito es amedrentar a quienes masivamente salen a reclamar su derecho al revocatorio contra Maduro. Esa patética acción militar no solo demuestra la parcialización política del ministro, si no que el gobierno no ha entendido que ante un pueblo hambriento y harto de que sus derechos sean violados impunemente, no hay represión, ni amedrentamiento que valga. Maduro tiene en mente aumentar sus abusos por vía de una militarización extrema, y con ello está haciendo trizas a la FAN.

La catástrofe económica y política causada por su ineptitud está acelerando la caída de Maduro. Esta semana la AN pidió a la OEA y a su valiente secretario general, Luis Almagro, invocar la Carta Democrática con urgencia. Almagro acusó a Maduro de mentir y de traicionar a Venezuela, a la par que le advirtió en contra de “jugar con la idea de un golpe de Estado o de atreverse a impedir el referéndum revocatorio que promueve la oposición, so pena de convertirse en un dictadorzuelo”. La respuesta de Almagro fue a causa de los graves insultos proferidos contra él por Maduro. Ningún país latinoamericano se ha desmarcado hasta ahora de la posición crítica de Almagro; por el contrario, la declaración del ex presidente uruguayo Pepe Mujica, de quien el hoy secretario general de la OEA fue canciller, recorrió el mundo: “Maduro está loco como una cabra por decir que Almagro es de la CIA”. También el actual canciller uruguayo, Rodolfo Nin Novia, sostuvo esta semana que “la única manera de superar la situación crítica de Venezuela es una referéndum revocatorio del mandato presidencial”. El cambio de gobierno en Brasil y Argentina; las críticas a Maduro del gobierno de izquierda uruguayo y, en general, el repudio de muchos gobiernos y dirigentes democráticos mundiales a las prácticas dictatoriales de Maduro y su culpabilidad en la enorme crisis humanitaria, pronostican una derrota en la OEA y un estallido social que no se detendría, a pesar de la represión. El miedo de Maduro aumenta día a día. Suspendió la visita con el canciller de El Vaticano por temor a nuevas críticas, en cambio que recibió a 3 complacientes ex presidentes Zapatero, Torrijos y Leonel, quienes apelaron a la repetida trampa de “el diálogo” para ver si la MUD olvida el Revocatorio, cosa que no ocurrió.

¿Qué puede esperarse de gobierno tan perverso que acaba de excluir de la nómina de “Madres del Barrio” en San Fernando de Apure, a una abuelita firmante de la lista del revocatorio? Al saberse despedida por haber firmado, la abuelita dijo al periodista: “¿Voy a vender mi vida por 9.000 bolívares?” Lo dicho: contra la dignidad y rebeldía de un pueblo, no hay estado de conmoción que valga.