Los nombres y las caras de la Sala Constitucional ; Por César Miguel Rondón

A- A A+
abril 27
/ 2016

El pasado 6 de diciembre, una abrumadora mayoría de venezolanos votó por una presencia importante y contundente de diputados opositores en la Asamblea Nacional. Ese voto puede tener muchas lecturas. Pero es un voto sin duda alguna de radical condena a la pésima gestión de Nicolás Maduro y su gabinete. Pues bien, la esperanza estaba en que, desde esa Asamblea, se pudiese controlar el despilfarro y la corrupción del gobierno, y que se pudiesen dictar las nueva leyes que encaminen al país por un horizonte más promisorio y luminoso. El gobierno, lo hemos dicho hasta el cansancio, solo tiene un interés. De ninguna manera, ya está harto verificado y comprobado, le importa el bienestar del país. Lo único que le importa es permanecer en el poder. Para ello, y dada la situación de la Asamblea Nacional, se han creado dos frentes fundamentales.

Uno desde el Consejo Nacional Electoral; y ya hemos visto la actitud inescrupulosa e irresponsable de la señora Lucena, de la que hablamos ayer. Y el otro, el gran muro de contención, la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia. Ayer esta Sala se adelantó a una discusión que ni siquiera se ha dado en la Asamblea Nacional, la de la eventual enmienda para salir de Nicolás Maduro. En la ponencia del Magistrado Arcadio Delgado se lee: “Modificar la constitución para reducir el mandato actual es un fraude a la Carta Magna”.Henry Ramos Allup reaccionó rápidamente en el twitter.

@hramosallup: Tal como anuncié hace dos días: malandros y malandras salainconstitucionaltsj acaban d sentenciar q enmienda no puede aplicarse a maduro.

@hramosallup: Combo salainconstitucionaltsj-altomandofan-cne-fiscalía-seudodefensoria niegan posibilidad salida constitucional, pacífica, electoral régimen

@hramosallup: Sinvergüenzas salainconstitucionaltsj ya ni esperan aprobación leyes sino q declaran inconstitucionales sin conocer texto definitivo.

Ese último tuit es importante porque, como apuntábamos, ese proyecto de enmienda no se terminó de discutir en la Asamblea Nacional. Pero es prudente resaltar un detalle. Usted dice Ramos Allup y usted sabe quién es, hasta lo imitan los humoristas con su peculiar tono de voz nasal. Usted dice Henrique Capriles y usted lo conoce perfectamente. Igual en el caso de Leopoldo López y de tantos otros dirigentes opositores. Pero cuando uno dice Sala Constitucional, uno queda en blanco, en el aire. ¿Quiénes son los que se esconden tras esa denominación tan plana y fría? Identifiquémoslos.

La Sala Constitucional la integran siete magistrados.

Gladys Gutierrez, actual presidenta del Tribunal Supremo de Justicia. Fue Procuradora General de la República; es decir, fue la abogada del gobierno. Fue candidata a la gobernación de Nueva Esparta por el Movimiento V República y fue diputada suplente por el MVR. Es decir, es una militante de la revolución.

Arcadio de Jesús Delgado, el redactor de la polémica sentencia. Es, además, redactor de la sentencia que generó la salida de siete miembros del Tribunal Supremo Justicia, entre los que figura nada menos que la Magistrada Blanca Rosa Marmol de León.

Carmen Zuleta de Merchán, magistrada desde el 2005. Tiene un doctorado en La Sorbonne. Punto a su favor.

Juan José Mendoza Jover, ex diputado del Psuv por el Estado Trujillo. Denunció que en el país había 9.415 millones de armas ilegales en el 2010.

Calixto Ortega. Ex diputado del Psuv. Fue Vicecanciller para Europa y Encargado de Negocios en Estados Unidos, de donde salió declarado persona non grata. Ortega ha sido un comodín del régimen, un buen “cuadro”, como solía decirse en la vieja terminología leninista. Donde hay un hueco él es convocado para taparlo. Otro militante prominente del régimen y la revolución.

Luis Fernando Damiani. Fue viceministro de Educación Universitaria y Vicerrector de la Universidad Bolivariana.

Lourdes Benicia Suárez Anderson. Punto único a destacar, hermana de Danilo Anderson.

Llama la atención que, con la excepción de la doctora Zuleta, no hay mayores méritos profesionales, jurídicos, en estas personas. Las mismas a las que Ramos Allup calificó de “malandros y malandras”, para estar a tono con la nueva manera de hablar del régimen; son, abierta y descaradamente, militantes del Psuv y/o de la revolución.

Estas personas son las que están poniendo el detonante real para todo eso que están sospechando y temiendo los venezolanos. Para el supuesto “golpe de estado en desarrollo” que denuncia Padrino López, o para el “estallido” que comenta con insistencia Henrique Capriles.

Estos nombres que usted acaba de leer, son los responsables directos de lo que pueda ocurrir. Y, por lo tanto, deberían darle la cara al país.

TC