Lo que busca la oposición con suspensión de la OEA

A- A A+
abril 28
/ 2016

La oposición venezolana dejó claro hoy que no busca en la Organización de Estados Americanos (OEA) “aislar más” al país con una suspensión del organismo, la que sería la última consecuencia de la aplicación de la Carta Democrática.

“Queremos que la OEA evalúe los mecanismos para proteger la democracia en Venezuela y que después podamos avanzar hasta lograr una resolución que ayude aguas adentro a la acción política que estamos teniendo, pero no buscamos que se aisle a nuestro país, ya está suficientemente aislado”, dijo hoy el diputado Luis Florido en una conferencia en la Universidad de Georgetown.

Florido, presidente de la Comisión de Política Exterior de la Asamblea Nacional venezolana, encabeza la delegación de seis parlamentarios opositores que llegó hoy a Washington para reunirse este miércoles con el secretario general de la OEA, Luis Almagro.

Preguntada por la estrategia que van a seguir en la OEA, la diputada Delsa Solórzano fue clara sobre la preferencia por “otros mecanismos diplomáticos” distintos a la suspensión de Venezuela del organismo.

“No estamos aquí para activar ningún mecanismo que aisle más a Venezuela, (la Carta Democrática) no es el único instrumento de derechos humanos del cual Venezuela es parte”, dijo.

“No necesitamos necesariamente que se expulse a Venezuela de la OEA o que se apliquen sanciones, pero lo que es menester es que se sepa que somos víctimas de violaciones de derechos humanos”, añadió.

Lo que busca la oposición es que la OEA aborde la situación de Venezuela en un Consejo Permanente, con los embajadores de los 34 países miembros, y que adopte una resolución que apoye “el rescate de la democracia por las vías pacíficas”, en palabras de la diputada.

“Pedimos que la OEA debata de manera urgente la situación de Venezuela y avanzar hacia una resolución donde se reconozca la crisis política, los presos políticos y que se permita al pueblo de Venezuela que se celebre un proceso electoral hacia la salida del presidente Nicolás Maduro”, dijo a Efe el diputado Luis Florido.

Almagro, un secretario general atípico que no duda en opinar abiertamente de los temas más polémicos del continente, es desde hace medio año una de las voces internacionales más críticas con el Gobierno de Nicolás Maduro.

“Por fin en tantos años tenemos un secretario general que comprende que su función no es proteger a los Gobiernos para que los tipos no se pongan bravos, sino proteger al pueblo de los desmanes de sus Gobiernos, y eso es sumamente importante para nosotros”, destacó Solórzano.

En menos de un año al frente de la OEA, Almagro se ha granjeado una relación muy tensa con el Gobierno de Venezuela por denunciar irregularidades en el proceso electoral de las parlamentarias de 2015 y por pedir, recientemente, que Maduro firme la Ley de Amnistía aprobada por el Parlamento, de mayoría opositora desde enero.

Este martes expresó inmediatamente a través de su activa cuenta de Twitter su satisfacción por la decisión del Consejo Nacional Electoral (CNE) de Venezuela de activar el proceso para el referendo revocatorio del mandato de Maduro.

Mañana se reunirá en la OEA con los diputados venezolanos Luis Florido, Ángel Medina, Delsa Solórzano, Timoteo Zambrano, Williams Dávila, y Richard Blanco, así como con el opositor Carlos Vecchio, que vive en Miami desde hace dos años huyendo de la Justicia de su país.

La oposición venezolana había anunciado hace meses que pediría a Almagro la aplicación de la Carta Democrática a Venezuela, pero en los últimos días ha matizado que lo que solicitarán en principio es que la OEA aborde la situación del país, algo que los Estados miembros han evitado hasta ahora, sin descartar en ningún caso una eventual aplicación de la Carta Democrática.

La Carta Democrática, aprobada en 2001, tiene como última consecuencia la suspensión de un país del organismo, algo que solo ocurrió con el golpe de Estado en Honduras en 2009.

VAD