¡Lo hicieron picadillo! Descuartizan a un recluso en Guanare y vea donde lanzaron los pedazos

A- A A+
junio 08
/ 2016

El hecho se perpetró en los calabozos de la Comandancia General de Policía, en Guanare. La víctima respondía al nombre de Eduardo José Nizan, de 21 años de edad, nativo del municipio Araure. Se procesaba por el delito de robo en transporte público

Los reclusos de la Comandancia General de Policía del Estado Portuguesa, en Guanare, protagonizaron este miércoles 08 de junio un hecho de violencia sin precedentes en la región, al descuartizar a un compañero de celda y desaparecer las partes de su cuerpo, presuntamente, por los ductos de la cañería.

Según información policial, la víctima respondía al nombre de Eduardo José Nizan (21), natural del municipio Araure, quien era procesado por la presunta comisión del delito de robo en transporte público.

De acuerdo a versiones familiares, los indicios del asesinato se comenzaron a notar desde el fin de semana por la propagación de olores nauseabundos en las aéreas de visita y de recepción de alimentos, sin que autoridad alguna tomara el asunto como una novedad.

No obstante, el secretario de seguridad ciudadana y director de Poliportuguesa, José Rafael Arapé, precisó que las autoridades policiales reportaron un interno desaparecido, presumiéndose que este había sido asesinado y descuartizado dentro de los calabozos.” Estimamos que el hecho ocurrió hace más de 48 horas, por lo que este mismo miércoles 08 se diligenció con la Alcaldía de Guanare un hidrojet para una operación de soplete de cañerías y alcantarillas del edificio, a los efectos de determinar si el cadáver mutilado fue arrojado a los ductos.”.

Versiones extraoficiales indican que los compañeros de celda de Eduardo José Nizan, al descuartizarlo, se habrían tomado fotos y vídeos exhibiendo su cabeza y extremidades. Estas, dicen los familiares, fueron escondidas en los contenedores de basura y en parte de la red de cloacas. En las inmediaciones de la morgue se conoció que a esta habían llegado solo las manos del recluso.

La contingencia provocó la toma de los calabozos, donde pernoctan más de 300 privados de libertad, y la consiguiente suspensión de la visita familiar y la entrega de comida.

En el Centro de Coordinación Policial se conoció que por este hecho se aislaron cerca de 14 reos, quienes fueron interrogados por la policía científica y redistribuidos entre los retenes de Acarigua y Turen. Por la ubicación de archivos en sus celulares se determinó ya a los responsables del hecho, se indicó, desconociéndose el paradero del resto de los miembros mutilados.

EP