¿Llegó la pseudorreligión? El pajarito, la aparición en el Metro, el busto y el “Chávez nuestro”

A- A A+
enero 03
/ 2016

No había pasado un mes desde el anuncio del fallecimiento de Hugo Chávez Frías cuando ya el oficialismo intentaba rodear de un aura sobrenatural su nombre. Nicolás Maduro, heredero político del exmandatario, apareció frente a las cámaras de medios de comunicación del Estado para decir que su finado mentor se le había aparecido en forma de ave y le había cantado un mensaje proselitista.

“Lo sentí ahí como dándonos una bendición, diciéndonos: ‘hoy arranca la batalla. Vayan a la victoria. Tienen nuestra bendiciones’. Así lo sentí yo desde mi alma”, relató Maduro en el patio de la casa natal de Chávez en Sabaneta, en el estado Barinas, menos de dos semanas antes de las elecciones presidenciales de abril de 2013, en las que ganó por apenas 1,49% de los votos y en medio de fervientes denuncias opositoras sobre todo el proceso electoral.

Maduro, que estaba acompañado de los hermanos de Chávez, sostuvo que al orar esa mañana en una pequeña capilla católica y al encontrarse totalmente solo, apareció el ave, con la que se comunicó con silbidos.

“De repente entró un pajarito, chiquitico, y me dio tres vueltas acá arriba“, dijo señalando su cabeza e imitando un aleteo.

El pájaro, prosiguió Maduro algo emocionado, “se paró en una viga de madera y empezó a silbar, un silbido bonito”, dijo imitándolo.

“Me lo quedé viendo y también le silbé, pues. ‘Si tú silbas yo silbo’, y silbé. El pajarito me vio raro, ¿no? Silbó un ratico, me dio una vuelta y se fue y yo sentí el espíritu de él”, de Hugo Chávez, remarcó.

El 5 de marzo Chávez “voló, voló y está volando (…); desde la vida eterna nos vigila”, agregó Maduro.

El expresidente “aparece” en el metro

Maduro también aseguró, el 30 de octubre de 2013, que el rostro de Chávez apareció en una de las paredes rocosas de uno de los túneles que forman parte de una línea del Metro de Caracas que estaba en construcción.

“Miren esta figura que les apareció a los trabajadores, pueden hablar con ellos (…) un rostro (…) ¿quien está en ese rostro? una mirada, es la mirada de la patria que está en todos lados, inclusive en fenómenos que no tienen explicación”, dijo Maduro en referencia a Chávez durante un acto proselitista en Caracas.

Y la “mirada” de Chávez efectivamente estaba “en todos lados”, pues es uno de los elementos de la tarjeta electoral del Psuv y desde la muerte del líder ultraizquierdista es usada como propaganda política en casi cualquier cosa que le pertenece al Estado, incluyendo los edificios que se entregan a familias pobres.

El gobernante narró que cuando asistía a una inspección de los avances de la construcción de la línea 5 del Metro de Caracas, uno de los obreros le mostró la foto que supuestamente había sido tomada hacía unos días en la madrugada en una de las paredes del túnel excavado.

“Me mostraron un celular y en el celular tenían una foto y me dijeron: ‘mira Maduro, mira esta foto, la tomamos a las dos de la mañana de hace varios días, estábamos trabajando y de pronto nos apareció aquí, en este paredón de abajo, del hueco, una figura’”, narró el gobernante. “Se me paran los pelos nada más de contarlo“, dijo tras mostrar la imagen impresa que, comentó, ya había desaparecido del sitio.

“Así como apareció, desapareció, para que ustedes vean; lo que ustedes dicen es verdad, Chávez está en todas partes, Chávez somos todos“, exclamó Maduro.

En la imagen se observa la pared de la excavación y allí, según el mandatario, aparece la cara de Chávez y se percibe especialmente “su mirada”.

“Chávez nuestro”

Un grupo de participantes del “I taller para el diseño del sistema de formación socialista” del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) lanzó el 1ero de septiembre de 2014 la “Oración del delegado”, una estrambótica versión chavista del Padre Nuestro católico que incluso se inicia con la frase “Chávez nuestro que estás en el cielo”.

“Chávez nuestro que estas en el cielo, en la tierra, en el mar y en nosotros, los y las delegadas, santificado sea tu nombre, venga a nosotros tu legado para llevarlo a los pueblos de aquí y de allá”, dice la primera parte de la “oración” leída por la delegada psuvista María Uribe.

“Danos hoy tu luz para que nos guíe cada día, no nos dejes caer en la tentación del capitalismo, mas líbranos de la maldad de la oligarquía, del delito del contrabando porque de nosotros y nosotras es la patria, la paz y la vida. Por los siglos de los siglos amén. Viva Chávez“, finaliza la “plegaria”.

En el evento estuvo presente Maduro, quien dio un discurso sobre los “valores que debemos formar”, junto con buena parte de su gabinete ministerial, gobernadores chavistas y otros altos funcionarios.

Por esos mismos días, el canal “comunitario” chavista Barrio TV lanzó lo que llamó una “serie animada” que solo llegó a constar de dos cortos videos, de menos de un minuto cada uno, y cuyo nombre fue “Chávez nuestro que estás en los cielos”. La misma pretendió mostrar “la llegada al cielo del comandante Chávez” y “las peripecias y conversaciones de nuestros héroes”, entre los que se contaron líderes de izquierda de Cuba, Chile y otros países.

El busto que “lloró” en Fuerte Tiuna

500bustochavezFT

El más reciente episodio “sobrenatural” con la memoria de Chávez fue este 1ero de enero, cuando el conocido chavista Paul Gillman, cantante de heavy metal, dijo que un busto metálico alusivo a Hugo Chávez en Fuerte Tiuna, Caracas, “lloró” aceite en el momento exacto del cambio de año.

“Busto de Chavez lloró aceite ayer a las 12 de la noche en las residencias de Fuerte Tiuna, alcabala”, escribió en su cuenta en Twitter, junto a la foto de la escultura.

En este caso, así como en los anteriores en que se le han atribuido a Chávez capacidades para expresarse desde el más allá, las redes sociales se han llenado de comentarios con los que se pone muy en duda el tema y hasta se hacen burlas. Algunos, a propósito del busto, han preguntado por qué dicha obra de arte no expulsó algunos de los tantos productos básicos desaparecidos en la llamada “revolución bolivariana”, como leche y medicamentos, en vez de “llorar”.

Y es que la combinación de estas peculiares anécdotas con la programación comunicacional estatal, que está repleta de videos y audios de Chávez a cualquier hora y en cualquier ocasión; además de la repetitiva frase “Chávez vive”, la cual hacen pronunciar a simpatizantes, empleados públicos y militares, han hecho pensar a más de uno que lo que se busca es crear una especie de pseudorreligión que dé réditos políticos y que éstos no dependan de un estado de bienestar.

SM