Líder de las FARC extiende una peculiar invitación a Uribe

A- A A+
mayo 15
/ 2016

El líder máximo de las FARC, Timoleón Jiménez (Timochenko), invitó el sábado al ex presidente colombiano Álvaro Uribe, férreo opositor a las negociaciones de paz, a conversar en La Habana o en Colombia “sobre el futuro” de ese país, dejando “atrás orgullos” y “odios” que no llevan “a ninguna parte”.

“Presidente Uribe, estamos dispuestos a conversar tranquilamente con usted sobre el futuro de nuestra nación”, en “La Habana o en el lugar de Colombia que usted prefiera, contando desde luego con garantías de seguridad suficientes para nuestro traslado y estadía en suelo patrio”, escribió Jiménez en una carta dirigida a Uribe, publicada por por las FARC en la página web de su delegación de paz en la isla.

“Venga esa mano, le extendemos la nuestra con un ramo de olivo. La paz sí que merece dejar atrás orgullos. Resuélvase”, insistió Timochenko, subrayando que “con odios no se llega a ninguna parte” y que las FARC “lo queremos a usted sentado a la Mesa de la Reconstrucción y Reconciliación Nacional”.

El jefe máximo de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, comunistas) instó a Uribe “a deponer prevenciones” y a dialogar en particular sobre la propuesta que lanzó esta semana a los colombianos de hacer “resistencia civil” a los acuerdos que puedan firmarse entre el gobierno y el grupo rebelde en Cuba.

“Discutamos sobre su llamado a la resistencia nacional contra la paz, producido sin haber escuchado a quienes tanto combatió por tierra, mar y aire sin vencerlos”, añadió Jiménez, tras señalar que resulta “fácil azuzar la violencia desde cómodas habitaciones en los barrios altos de la ciudad, cuando los muertos caen en los campos y son hijos ajenos de gentes anónimas”.

Ex presidente (2002-2010) y actual senador, Uribe es el más férreo opositor a la gestión del mandatario Juan Manuel Santos y, en particular, al diálogo que su gobierno sostiene desde noviembre de 2012 en Cuba con las FARC.

Tras firmar el jueves con el gobierno un pacto que blinda jurídicamente el acuerdo de paz que se alcance en la isla, la guerrilla llamó el viernes a los colombianos a preparar los festejos por el inminente fin del conflicto armado, que ha dejado en más de medio siglo 260.000 muertos, 45.000 desaparecidos y 6,8 millones de desplazados.

 

EC