Saltar al contenido

La posición del Vaticano respecto a Juan Guaidó y lo que sucede en Venezuela

28 enero, 2019

Aunque el papa Francisco sigue eludiendo el tema de reconocer o no a Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela, este lunes vuelve a hacer un pronunciamiento sobre su preocupación acerca de la situación del país.

Francisco admitió este lunes que teme “el derramamiento de sangre” en Venezuela y que le “aterra” la violencia que podría desatarse por la crisis política en ese país sudamericano, en declaraciones a bordo del avión que lo condujo de Panamá a Roma.

“¿Qué es lo que me asusta? El derramamiento de sangre”, aseguró ante los cerca de 70 periodistas que lo acompañaban.

Este domingo, en el marco de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) en Panamá, el papa Francisco se había pronunciado sobre la situación de Venezuela, para pedir una solución justa y pacífica.

“Aquí en Panamá he pensado mucho en el pueblo venezolano, a quien me siento particularmente unido en estos días. Ante la grave situación por la que atraviesa, pido al Señor que se busque y se logre una solución justa y pacífica para superar la crisis, respetando los Derechos Humanos y deseando exclusivamente el bien de todos los habitantes del país”, dijo el pontífice.

Asimismo, pidió también rezar para encontrar el “amparo de nuestra señora de Coromoto, patrona de Venezuela”.

Francisco emitió estas declaraciones durante la oración Ángelus, en su visita al Hogar del Buen Samaritano de Panamá, donde se encontraba visitando a personas enfermas de SIDA acogidas por la iglesia católica de esa localidad.

Anteriormente el Vaticano había emitido un comunicado señalando que el papa “seguía de cerca la evolución de la situación”, y que la Santa Sede apoya “todos los esfuerzos que permitan ahorrar un ulterior sufrimiento a la población”.

¿Apoyan a Maduro?

El Papa ha intentado mantener una posición neutral frente a la situación de Venezuela desatada por la toma de posesión de Nicolás Maduro el pasado 10 de enero. Aunque una larga lista de países no asistió al acto, el Vaticano envió un representante y luego justificó su asistencia.

Indicó que “la Santa Sede tiene como finalidad promover el bien común, tutelar la paz y garantizar el respeto de la dignidad humana”.

El portavoz del Vaticano, Alessandro Gisotti, explicó en una nota que “la Santa Sede mantiene relaciones diplomáticas con el Estado venezolano. Su actividad diplomática tiene como finalidad promover el bien común, tutelar la paz y garantizar el respeto de la dignidad humana”.

Durante la JMJ llamó la atención un grupo de peregrinos que desplegaron una gigantesca bandera tricolor para pedir al Papa ¡Reza por Venezuela!.

Fuente: AFP/EP Mundo