La “pandilla” con la que Leonardo DiCaprio celebró su Oscar

A- A A+
marzo 02
/ 2016

Leonardo DiCaprio, el fugitivo más perseguido en la noche de los Oscar, se convirtió en el rey de Hollywood con su soñada estatuilla. Este furtivo monarca de ojos azules, expresión amable, maneras sensibles y pasión por el planeta, acaba de cumplir los 41, recibió su nombre de Da Vinci, el pintor de la Mona Lisa, y en los barrios menos nobles de Los Ángeles y Nueva York es conocido como “Pussy” (en inglés el sexo femenino) por su facilidad para atraer mujeres a su causa. Pero este apodo no es nuevo, ni tiene nada que ver con el éxito, se lo pusieron sus amigos, su pandilla, cuando, incluso antes de “Titanic”, conquistaba a modelos en los garitos de moda y se quitaba mujeres de encima que acudían a él como moscas a la miel. Su séquito, a quienes dedicó el Oscar, se llama “Pussy Posse”. “A mis amigos, ellos saben quiénes son” dijo Leo cuando ganó.

Ellos, su cortejo, le acompañan siempre: cuando viaja, cuando rueda, cuando se va de vacaciones. Son la escolta que le protege, le cuida e incluso carga con su dinero en el bolsillo. La amistad de este grupo comenzó cuando se conocieron de niños de casting en casting, porque todos ellos empezaron como actores. Lukas Haas, Tobey Maguire, Kevin Connolly, David Blaine, Harmony Korine, Jay R. Fergurson forman parte de la gran comparsa de Leo. “Son muy divertidos y les verás siempre alrededor de DiCaprio. Están juntos desde antes de la Leomanía”, escribió en un famoso articulo sobre el actor, la periodista Nancy Joe Sales. Sus devotos acólitos, los “Pussy Posse”, pululan alrededor de DiCaprio para divertirse y disfrutar de las modelos.

Con ellos, con el grupo Pussy Posse, celebró su Oscar Leonardo. Primero fueron a cenar a Ago, donde se sumó Benicio del Toro, otro insaciable imán para las modelos, después asistieron a la fiesta organizada por “Vanity Fair”, para terminar en casa de Leo con una improvisada e intima celebración a la que asistieron su madre Irmelin, su padre George y su mujer Peggy Ann Farrar, y por supuesto parte de su “gang”, Tobey Maguire, uno de sus mejores amigos, Vincent Laresca (protagonizó con Leo la cinta Romeo y Julieta), Lukas Haas y el dueño de varios clubes nocturnos en Los Ángeles, Richie Akiva.

Se echó de menos en la noche de dorada de DiCaprio a su actual enamorada, la cantante Rihanna, que prefirió ver la ceremonia desde su apartamento en Nueva York y dejar a su “supuesta” pareja celebrar con sus amigos, tan cercanos, que a ellos dedicó su éxito y su Oscar.

ABC