La nueva estrategia de Marco Rubio para frenar el avance de Donald Trump

A- A A+
febrero 29
/ 2016

Republicanos de la corriente principal y donadores están dando su respaldo a Marco Rubio desde que el ex gobernador de Florida Jeb Bush abandonó la contienda presidencial la semana pasada. Pero el equipo de Rubio reconoce que todavía no es suficiente para frenar a Donald Trump.

Rubio se ha visto obligado a atacar al político y magnate antes de lo planeado.

El senador de Florida quería esperarse hasta que la caótica campaña presidencial republicana se quedara con dos hombres. Pero con un creciente sentido de urgencia entre el establishment republicano para tener una alternativa a Trump, Rubio está tratando de frenar a Trump mostrándose como el salvador del futuro del partido.

“Nunca me detendré hasta que evitemos que un estafador encabece el partido de Reagan y el movimiento conservador”, dijo Rubio con voz atronadora en un mitin el viernes.

Es un acto de malabarismo para un senador de 44 años que está en su primer periodo. Pero la estrategia es necesaria, opina el gobernador de Tennessee, Bill Haslam, un importante respaldo que tuvo recientemente. “Rubio miró alrededor y pensó: ‘posiblemente no me guste, pero es lo que la prensa cubre y es a lo que responde la gente”‘.

Rubio comenzó en el debate del martes pasado, lazando un desafío directo al llamado de Trump a los votantes.

En días recientes, Rubio ha criticado a Trump por transpirar en el escenario y dijo, en broma, que el magnate de las bienes raíces posiblemente se orinó en sus pantalones.

“Es increíble que un individuo con el peor bronceado en aerosol en el país me esté atacando por maquillarme”, declaró Rubio el sábado estando en campaña. “A Donald Trump le gusta demandar personas. Debería demandar a quien le hizo eso a su rostro”.

La nueva estrategia de Rubio es una lucha por sobrevivir.

Va detrás de Trump en prácticamente los 11 estados donde habrá elecciones el Súper Martes, este 1 de marzo. No ha pasado del segundo lugar en las cuatro primeras elecciones primarias, mientras que Trump ha ganado tres de cuatro.

Y el senador de Texas, Ted Cruz, sigue siendo un fuerte contrincante, a pesar de quedar en tercer lugar en las tres últimas votaciones.

En las últimas dos semanas Rubio ha ganado el apoyo de cuatro gobernadores y 20 legisladores, más que todos sus rivales republicanos combinados.

ENH