La crisis es moral ; por @NituPerez

A- A A+
enero 21
/ 2016

1- La película venezolana “El Malquerido” nos narra la vida trágica del bolerista Felipe Pirela, el solista que más discos ha vendido en nuestro país hasta la fecha. Es un film realizado con mucho gusto y cuidado. Ambientada entre finales de los 50 y principios de los 70, la obra de Diego Risquez, coloca en el centro de la historia el matrimonio del bolerista con una adolescente de 13 años que molestó a la sociedad de la época, desatando todo tipo de comentarios. El presidente del Banco Central de Venezuela ha sido señalado de mantener “presuntamente”, relaciones muy cercanas con una menor de edad. Esta noticia ha corrido como la pólvora, luego que, en el pueblo costero de Naiguatá, se conociera que la casa del funcionario había sido robada y sustraída de ella 300 mil dólares americanos. Como todo donde esté involucrado algún jerarca del régimen, poco se sabe y menos se dice…la opacidad y el silencio es lo que se impone.

Los habitantes de Naiguatá, pueblo alegre que posee sus tradiciones, bailes y música, conoce de las “venganzas” del funcionario. Me cuenta Sonia: “él siempre pagaba nuestra tradicional fiesta de Año Nuevo, donde turistas y habitantes nos reunimos en la plaza para bailar al ritmo de varias agrupaciones populares, pero este año dijo que no contribuía porque el oficialismo había perdido las elecciones en el pueblo”… Ahora bien, cómo es que el funcionario carga en su casa 300 mil dólares en un país con controles de cambio… Por mucho menos que el ” supuesto” escándalo amoroso del presidente del banco emisor, han sido removidos altos personeros en países serios y con control moral…

2.- Elevo mi indignación como ciudadana venezolana, mujer, madre y abuela al conocer de los tratos crueles y degradantes contra dos luchadoras por los derechos humanos, Lilian y Antonieta, ante la mirada de asombro de dos niños que se les ha privado de crecer junto a su padre por el único delito de querer democracia y justicia en Venezuela. No solo se encarcela injustamente a Leopoldo López, que como bien le dijera el actual presidente de la Asamblea Nacional, al señor Maduro, con ocasión de la presentación ante el parlamento de la memoria y cuenta del ejecutivo: quienes asesinaron en febrero de 2014 a 42 venezolanos fue la Guardia Nacional, no Leopoldo. En este el país todos somos presos, todas las mujeres, hombres y niños que hacemos vida aquí estamos secuestrada por un régimen que tiene su propio cuento…al revés. El director de la cárcel de Ramo Verde, el uniformado que da las órdenes a dos sargentos para la requisa cruel a Lilian y Antonieta, buscó quien lo defienda de tan asqueroso abuso…y sale el insultador de oficio Diosdado Cabello a desmentir los hechos. En cualquier país serio, Viloria estaría preso y destituido y Cabello hace rato hubiese sido despojado de su curul y estaría enfrentando la justicia.

3.- Cada vez que el régimen entra en barrena, es asesinado uno de sus reconocidos militantes. Lamentablemente otro venezolano cae producto del hampa y la impunidad instaladas en Venezuela. Duràn es otra de las víctimas que cada 19 minutos le es arrebatada la vida. Señalar a la oposición de su muerte, como ya lo han hecho personeros de la dictadura, sin investigación que medie, nos habla, no sólo de la irresponsabilidad de esta administración y de la posibilidad de un nuevo montaje, con “testigos estrellas” incluidos, sino también de la amoralidad de un régimen que ya no sabe que inventar para mantenerse un tiempo más en el poder.
El problema es Maduro, la crisis es Maduro. Para lograr el cambio, Maduro se tiene que ir…ya.

[email protected]
@NituPerez

LP