¡Juzgue usted! Esto dijo la ministra Iris Valera sobre las armas y mafias de las cárceles

A- A A+
marzo 06
/ 2016

La ministra de Asuntos Penitenciarios, Iris Varela, anunció este domingo que el 90% de las cárceles en el país ya se encuentran bajo el nuevo régimen penitenciario y “eso es claramente demostrable”.

“El país puede ser testigo de lo que ha significado el cambio estructural en el sistema penitenciario. Aquí se ha creado un régimen que no había, nosotros hemos adecuado y diseñado una política que se está cumpliendo (…) 70 espacios hemos intervenido desde el 26 de julio de 2011 que se creó este ministerio hasta el día de hoy”.

En ese sentido, apuntó que en estas cárceles “cualquiera puede ir y observar en vivo y directo si es verdad lo que yo estoy diciendo o no. Creo que he cumplido con la misión que se me encomendó. Nosotros hemos ordenado y nos ha costado el sistema penitenciario, hemos puesto un régimen y para que eso se mantengan hay que tener estrictos controles”.

“Hoy tenemos en cárceles nacionales cerca de 46.000 privados de libertad”, informó.

Resaltó que todos los anexos femeninos del país y los centros para adolescentes que le corresponde al Ministerio “tienen 100% régimen”.

Mientras en las cárceles de hombres han alcanzado una cifra “muy importante”: “Siete están en transición porque ya hemos pasado por algunas etapas de requisas”.

“Este año esperamos llegar al 98% del régimen penitenciario y estamos hablando de unas 16.000 personas distribuidas en distintas cárceles”, añadió.

¿Cómo entran las armas en los penales?

Al ser consultada sobre cómo entran las armas en los penales, Varela aseveró que es “por la corrupción de los funcionarios civiles y militares”.

“El servicio penitenciario no maneja armas de fuego, tienen unas escopetas con perdigones de polietileno y que es lo que sirve en primera instancia para controlar alguna situación de orden interno siempre conservando el uso progresivo de la fuerza”, dijo.

A su juicio los presos son “intocables, a menos que la persona se ponga violenta y quiera agredir al funcionario, entonces se va a aplicando la fuerza de manera que se pueda controlar la situación”.

Además reconoció que “sí ha habido una relación directa en algunos casos con el crimen que se comete en la calle y las cárceles, pero en los estados que ya se ha controlado todo el sistema eso ha impacto”.

Sin embargo, afirmó que “hay mafias externas que utilizan la cárcel para ellos infundir su temor y poder cometer su fechoría”.

Las características de los centros penitenciarios intervenidos: 

Varela detalló las características para determinar cuando un penal se declara que está incorporado al régimen.

– La población de ese centro está uniformada.
– Garantizamos que dentro del recinto no existan armas.
– Garantizamos que hayan las condiciones para implementar las normas de régimen.
– El privado de libertad se levanta a las 4 de la mañana y tiene actividades programadas durante todo el día.
– A las 8 ó 9 de la noche hay un toque de silencio.
– Se hace ejercicio físico bajo la modalidad de orden cerrado.
– Se hacen requisas constantes y se tiene solamente lo permitido.
– El Estado procura la dotación completa del privado de libertad y eso n os ha dado a nosotros mucho control

Sobre los “abusos” de funcionarios a los presos 

“No digo que no exista de repente abuso de un funcionario con los privados de libertad, pero si ese caso se llega a detectar nosotros somos los primeros en llamar al Ministerio Público e iniciar un procedimiento a ese funcionario”, manifestó la ministra.

En ese orden de ideas, destacó que el efectivo que cometa un exceso con un detenido “se lo va a comer la desgracia porque las penas para castigar el delito por violación de Derechos Humanos son muy severas y no prescriben”.

Sostuvo que lo primero que han estimulado en los penales es la denuncia, incluso explicó que se “implementó en los penales que tenemos bajo régimen un buzón confidencial y cualquier persona puede ir y colocar la irregularidad que observe y que quiere que llegue a conocimiento nuestro y si ha funcionado”.

Además apuntó que “siempre que me reúno con los familiares de los privados le suministro mi número de celular y mi twitter” para cualquier denuncia.

“Yo tengo más de 1.000 funcionarios en el servicio penitenciario, 800 botados o han renunciado porque de repente se han metido en un problema que puede ser normal en la calle pero no dentro de un recinto. Si yo tengo una norma que no pueden estar los funcionarios con los teléfonos dentro de las cárceles y uno lo observa esa persona debe salir porque lo que nosotros presumimos es que está siendo vulnerable a introducir celulares para dárselos a alguien y de allí se genera una mafia penitenciaria”, agregó.

SM