¡Inmensa alegría! Liberan los tres periodistas españoles secuestrados en Siria

A- A A+
junio 03
/ 2016

Antonio Pampliega, José Manuel López y Ángel Sastre fueron secuestrados en Alepo el 12 de julio de 2015. Los tres se encuentran ya “sanos y salvos” en Turquía y llegarán a Madrid el domingo. Socios de Reporteros Sin Fronteras, trabajan como freelance y tienen amplia experiencia en información en zona de conflicto.

“Al fin ha llegado el día que llevábamos esperando desde casi un año: nos sentimos felices y aliviados de poder celebrar la liberación de Antonio Pampliega, José Manuel López y Ángel Sastre. Hemos vivido con gran angustia el secuestro de los tres periodistas, socios de RSF, y sentimos una inmensa alegría por su puesta en libertad. Hoy es, sin duda, un día feliz”. Con estas palabras, la presidenta de Reporteros Sin Fronteras España, Malén Aznárez, expresa la inmensa alegría de la organización por la liberación de Antonio Pampliega, José Manuel López y Ángel Sastre, los tres periodistas secuestrados en Alepo, Siria, desde el 12 de julio del año pasado.

Fuentes del Gobierno han confirmado que los tres periodistas están sanos y salvos y ya se encuentran en Turquía, desde donde serán repatriados a España. Al parecer, y según fuentes de familiares, está previsto que lleguen este domingo 8 de mayo, hacia las diez de la mañana, a la base aérea de Torrejón de Ardoz (Madrid).

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha sido la encargada de contactar personalmente, hace unas horas, con Pampliega, López y Sastre, que ya estaban en Turquía. Las mismas fuentes señalan que su liberación ha sido posible gracias “al trabajo de muchos servidores públicos y la colaboración de países aliados y amigos”, entre los que destacan, especialmente en la fase final del proceso, a Turquía y Catar.

“Cuando he hablado con él por teléfono ha sido maravilloso”, decía todavía emocionada María del Mar Rodriguez Vega, madre de Antonio Pampliega, a Reporteros Sin Fronteras. “Tenía la misma voz de siempre, la de cuando era niño, y me pedía continuamente perdón por lo que me ha hecho pasar”. Maria del Mar, que ha explicado que la familia sabía que los tres secuestrados estaban vivos. “Se ha portado todo el mundo muy bien. Quiero dar las gracias a Reporteros Sin Fronteras, por respetar el silencio que habíamos pedido y por el recuerdo permanente ante todo el mundo de su situación y la de todos los secuestrados”. Ya relajada, la madre de Pampliega añadía que lo primero que va a hacerle a su hijo, es “un plato de espinacas con bechamel, que es lo que más le gusta”.

Los tres periodistas, socios de Reporteros Sin Fronteras, trabajan como freelance, y desaparecieron el 12 de julio del año pasado en Alepo (norte de Siria), recién llegados de Turquía. Aunque no de forma oficial, su secuestro se ha atribuido al Frente Al Nusra (la filial siria de Al Qaeda), que controlaba la zona en la que desaparecieron.

“Es un alivio poder afirmar que ya no hay periodistas españoles secuestrados en Siria, Lamentablemente, no podemos decir lo mismo de otros compañeros extranjeros, ni sobre todo, de los informadores locales con los que se ceba la guerra. Una veintena de profesionales de los medios de comunicación sigue retenida en contra de su voluntad por varios de los actores implicados en el conflicto sirio, que han transformado el país no solo en una pesadilla para la población civil que aún no ha huido, sino en un auténtico ‘agujero negro informativo’ para los periodistas. Nadie puede informar ya sobre el terreno y los que lo hacían lo están pagando con sus vidas”, afirma Malén Aznárez.

Según datos de Reporteros Sin Fronteras, a finales de 2015, 54 periodistas estaban secuestrados en todo el mundo. De ellos seguían retenidos 26 en Siria y 10 en Irak, en manos de Daesh, Al Nusra y Al Qaeda.

“Los secuestros de periodistas extranjeros se han convertido en estos países, al igual que en Libia y Yemen, en un objetivo para los diferentes grupos radicales armados que los utilizan con distintos fines: como forma de obtener rescates; para ejercer presión y sembrar el terror por las ciudades que pasan y controlan; y como elemento de propaganda. Exigimos la inmediata liberación de todos los periodistas secuestrados, por la que Reporteros Sin Fronteras seguirá peleando con todos sus medios”, añade la presidenta de RSF-España.

Reporteros Sin Fronteras considera a Siria el país más peligroso del mundo para los periodistas. Desde que comenzó el conflicto, en marzo de 2011, han sido asesinados al menos 139 periodistas y 47 internautas. Alrededor de una treintena periodistas e internautas están actualmente detenidos por el régimen sirio, y al menos 26, entre ellos seis extranjeros, han desaparecido o son rehenes del Daesh u otros grupos extremistas armados.

Siria ocupa el puesto 177, entre 180 países, en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2016 de Reporteros Sin Fronteras, publicada el 20 de abril. Más sobre el país, en el Informe Anual de la organización.

Tres reporteros veteranos

Los tres periodistas liberados son experimentados reporteros en zonas de conflicto, socios de RSF-España y durante los últimos años han viajado a numerosos países en guerra, entre ellos Siria, con chalecos antibalas y cascos de protección de RSF.

Antonio Pampliega (Madrid, marzo de 1982), es periodista desde enero de 2008, ha trabajado como freelance en Irak, Líbano, Pakistán, Egipto, Afganistán, Haití, Honduras, Somalia, Sudán del Sur y en la guerra de Siria, conflicto que ha cubierto desde 2011 para los principales medios de comunicación españoles e internacionales. Pampliega ha colaborado con El País y formó parte del equipo de “Infiltrados”, programa emitido en la cadena Cuatro, que se abrió con una historia sobre Siria.

Ángel Sastre, Premio Larra de Periodismo 2010, trabajó como corresponsal de CNN + y Cuatro TV, durante seis años. También hizo reportajes sobre Siria y Palestina para el canal Cuatro y los diarios La Razón y El Confidencial.

José Manuel López es fotoperiodista especializado en cobertura de guerra. Formó parte del equipo de La Crónica de León durante 11 años, luego tomó su maleta para trabajar como independiente en Afganistán, Irak, Palestina, Irán, Kosovo, Haití, Guatemala, Nagorno -Karabaj, Venezuela y la República Democrática del Congo, entre otros lugares. Su trabajo se ha publicado en grandes medios de comunicación, como The New York Times. Es colaborador habitual de la Agencia France Presse con coberturas en Siria, Sudán del Sur y Somalia.

ATM