Inician proceso de juicio político contra Rousseff

A- A A+
marzo 17
/ 2016

La Cámara baja del Congreso de Brasil puso en marcha el jueves un proceso de juicio político contra la presidenta Dilma Rousseff, mediante la aprobación de una comisión de 65 miembros que estudiará si existen razones para destituirla por la manipulación de cuentas del Gobierno.

Los legisladores votaron 433-1 para instalar la comisión que está encargado de informar al pleno de la Cámara. Se necesitaría la aprobación de dos tercios de los 513 miembros de los diputados para proceder a un juicio formal en el Senado.

La solicitud de la oposición para impugnar a Rousseff alega que su Gobierno manipuló las cuentas en el 2014 para poder aumentar el gasto público en el período previo a su reelección.

El llamado a juicio político se ha convertido en una prueba de supervivencia para Rousseff en medio de una tormenta política generada por un escándalo de corrupción y la peor recesión económica de Brasil en décadas.

Los legisladores aprobaron una lista de nombres de todos los partidos representados en el Congreso.

Leonardo Picciani, líder en la Cámara baja del partido centrista PMDB, el cual está dividido entre apoyar o expulsar a Rousseff, dijo que la lista era imparcial. “El panel incluye a moderados, aliados y adversarios del Gobierno”, agregó el diputado que es visto como uno de los que apoya a Rousseff.

El presidente de la Cámara baja, Eduardo Cunha, un enemigo de la mandataria, dijo esta semana que él va a acelerar los procedimientos tanto como sea posible. La comisión se instalará formalmente el jueves por la noche, cuando deberá elegir a su presidente.

Asesores del Gobierno estaban confiados a principios de este año de que se podrían reunir los 171 votos necesarios para bloquear el intento de destitución, pero una ola de protestas recientes y revelaciones en la investigación de corrupción han puesto en peligro la supervivencia de Rousseff.

Rousseff tomó juramento el jueves al carismático ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva como su jefe de Gabinete con el fin de consolidar su apoyo en el Congreso y evitar el juicio político.

 

 

Reuters