¡Indignante! Hijos abandonan en la calle a su padre de 95 años

A- A A+
junio 15
/ 2016

A Roberto Ramírez Machado, de 95 años, lo sentaron en una silla plástica roja, con una bolsa negra y una lata de leche a su lado y lo abandonaron a su suerte en la avenida 55C de la urbanización El Varillal. En un bolsillo, los vecinos encontraron una carta: “Soy el papá de Yasmely Ramírez. 1er piso 1-B”. Los residentes de los edificios Jabillo III y IV se hicieron cargo.

“Estaba en la silla en pleno sol, decía que el pote era para orinar”, contó José Daniel, un joven que lo cuida dentro y fuera de su apartamento. En el lobby del edificio Jabillo III transcurre el día del “Abuelo”, como apodaron a Ramírez. De día descansa en una colchoneta en el piso y de noche en una cama de su familia.

El anciano vestía ayer unas medias negras, short gris y franela amarilla. Tiene dificultades para oír, pero levanta con firmeza la voz para responder cada pregunta. Recordó y repitió insistentemente que su hija, Reina Ramírez, es médico y dueña de un apartamento en ese condominio.

En su plática, Roberto comentó que vivió por el sector Haticos, donde tenía durante su juventud una fábrica de pinturas, llamada Pinturas Muralinas. Distribuían galones a Mérida, Caracas y sobre todo, en Barinas, de donde era oriunda su fallecida esposa. Tuvo siete hijo, el mayor murió y el resto todos son profesionales.

“Aquí hay tantos que no son de mi sangre; cambié de familia. Mis hijos no me atienden y ustedes sí”, declaró el anciano, al terminar la frase le pidió a una vecina que le buscara un pañuelo. Discretamente secó sus lágrimas.

abuelito abandonado

Indolencia

Los vecinos explicaron que ahí vive una hermana, Yasmely Ramírez, y habita en el apartamento 1A. Comentaron que cuando la buscaron, la hija del “abuelo” solo comentó que ella no podía cuidarlo y que se iba de viaje. “Tomó sus maletas y se marchó”.

Marianela, madre de José, se mostró preocupada por la situación del señor. Acudió hasta Fiscalía para pedir una solución para Roberto y le explicaron que citarían a los hijos ante el despacho judicial. Contó además que el nieto de Ramírez pasó por el pasillo y exclamó “¡… y aún no han buscado a la policía!”

Solidarios

En medio de la lluvia, los Bomberos de Maracaibo se acercaron ayer, a las 8.30 de la noche, al lugar para hacerle un chequeo. El médico contó que solo presenta una escara en la región lumbar, “pero de resto solo estaba deshidratado y los vecinos le dieron a tiempo comida y líquidos”.

El abuelo pasa el día en el lobby del edificio.

LV