Indignación por venta de comida a cambio de firma contra Ley de Amnistía (Video)

A- A A+
abril 11
/ 2016

Una discusión se produjo entre vecinos de la comunidad de Achaguas en el estado Apure, luego que representantes de un consejo comunal acudieran a la zona a vender bolsas de comida en el plan Casa por Casa lanzado por el gobierno nacional.

Habitantes denunciaron que se les solicitó firmar contra la Ley de Amnistía, lo que generó reacciones en la comunidad.

Ana Gregoria Pérez, vecina de Achaguas, grabó con su celular a la representante del Psuv lo que se convirtió en una aireada discusión.

“Este es el video en q una valiente mujer de Achaguas se enfrenta a los que querían comprarla con 1 bolsa de comida (…) Esa valiente mujer de Achaguas se llama Ana Gregoria Pérez, cariñosamente conocida como “Goya”, enfrentó el chantaje con coraje y dignidad”, expresó el periodista y secretario de la Mesa de la Unidad Democrática, Jesús Chúo Torrealba, quien denunció “una extorsión” a cambio de una firma contra esta ley.

Ocurrió el sábado 9 de abril en Apure

“A nosotros nos cuesta demasiado hacer las denuncias a nivel nacional (…) Hemos venido constatando la situación embarazosa en todo el estado, las alcaldías y la Guardia Nacional han venido acaparando la comida, y ahora dicen que si no firman contra la Ley de Amnistía no le iban a vender. Nosotros nos molestamos y empezamos a grabar la situación, la señora trató de arrebatarme la cámara y decirme que estamos en contra del proceso (…) Nosotros vivimos bajo amenazas, invito a la gente a que dejemos el miedo, hay gente que no me saluda por temor a que los boten de sus trabajos”, narró consultada este lunes por Torrealba.

“Sobrevivir en Achaguas es una odisea, las madres son las que sufrimos las penurias de la escasez y la inflación, a veces pasan dos y tres días que no llega nada de productos y las mujeres pernoctando en las calles. El litro de aceite se consigue en 1.300, un kilo de arroz 1.200, tengo tiempo que no veo jabón de baño, y cuando vez una panela de jabón te cuesta 1.000 bolívares, cuando llega papel son horribles las colas (…) El saco de cemento lo venden en 2.500 bolívares”, expresó.

I21