¡Increíble! Pulpo se escapa por la tubería del acuario y vuelve al mar

A- A A+
abril 15
/ 2016

Inky, un pulpo que vivía en el Acuario Nacional de Nueva Zelanda, ubicado en la ciudad de Napier, se escapó sin que se dieran cuenta sus cuidadores y volvió al mar.

El pulpo pudo recuperar su libertad gracias a que el tanque en el que estaba confinado había quedado semiabierto después de unos trabajos de mantenimiento.

Inky (“manchado de tinta”, en inglés) aprovechó el descuido y se deslizó por una rendija.

Una vez fuera, avanzó un trecho de unos tres o cuatro metros hasta una tubería de drenaje de unos 15 centímetros de diámetro y unos 50 metros de largo.

El pulpo se metió por este conducto, que para su suerte, desenbocaba en el mar.

Inky era del tamaño de una pelota de rugby, es decir, de unos 30 centímetros de largo.

Pero como los pulpos no tienen huesos, por lo que son capaces de encogerse y caber en espacios extremadamente pequeños, hasta del tamaño de una moneda.

“Incluso los pulpos grandes pueden encogerse hasta el tamaño de su boca, que es la única parte dura de su cuerpo”, explicó Rob Yarrall, gerente del acuario, a Radio Nueva Zelanda.

PN