Humala es detenido por financiaciones ilícitas durante campañas electorales

Las supuestas irregularidades en las campañas electorales se convirtieron en el talón de Aquiles judicial del expresidente peruano Ollanta Humala y de su influyente esposa, Nadine Heredia, a los que se les impuso 18 meses de prisión preventiva.

En efecto, el asunto por el que perdieron la libertad en la noche del jueves -aunque la decisión tendrá que ser ratificada en un tribunal de segunda instancia tras la apelación correspondiente- obedece a la supuesta financiación de la campaña de 2011 por parte de la constructora brasileña Odebrecht, informó DPA.

La financiación no representa en sí un delito en el Perú, pero la situación se complicó por los testimonios de que el Gobierno supuestamente maniobró, a través de Heredia, para devolver el favor mediante la concesión a Odebrecht de un contrato para construir un gasoducto.

El detenido ex CEO de Odebrecht Marcelo Odebrecht aseguró que entregó tres millones de dólares al entonces candidato por pedido del Partido de los Trabajadores (PT), que gobernaba en ese momento en Brasil y con el que había algunas coincidencias ideológicas.

Pero ya antes se había abierto un proceso similar, que sigue en marcha, por la presunta financiación secreta de la campaña de Humala en 2006 por parte del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, esta sí, de comprobarse, totalmente ilícita por provenir de un gobierno extranjero.

En los dos casos, según el fiscal Germán Juárez Atoche, Heredia fue la encargada de maniobrar para que tanto el supuesto dinero de Chávez como el de Odebrecht ingresaran en la campaña sin mayores explicaciones.

Sin embargo, sostiene Juárez Atoche, solo una parte de ambas sumas ingresó al Partido Nacionalista Peruano (PNP), pues otra engrosó la fortuna personal de la pareja. Heredia, supuestamente, recurrió a familiares y amigos para tender una red que le permitiera lavar el dinero.

Pese a las supuestas coincidencias ideológicas con el chavismo o con el PT, Humala, una vez en el poder, dejó el discurso de izquierdas y de 2011 a 2016 desarrolló un Gobierno liberal-conservador, aunque con preocupaciones sociales, lo que no le hizo ganar el apoyo de la derecha, pero sí perder el de la izquierda.

Humala, teniente coronel del Ejército en retiro, también está acusado de cometer atropellos, incluidos asesinatos, en su época de militar activo, cuando dirigía campamentos antisubversivos en la selva.

Aunque ese caso se encuentra estancado, las supuesta pruebas de que el ahora ex mandatario compró el silencio de testigos para que no lo identificaran como el temido “Capitán Carlos” fueron usadas en la audiencia del jueves en su contra, pues el juez Richard Concepción Carhuancho lo señaló como demostración de que un Humala libre podría entorpecer el proceso.

En todos sus escándalos, Humala, de 55 años, ha estado acompañado por Heredia, una comunicadora de 41, de quien sus adversarios aseguran que tenía tanto poder que fue ella quien verdaderamente gobernó al Perú en el pasado lustro, lo que niegan los dos miembros de la pareja.

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.