¡Histórico! China pone en vigor ley contra violencia doméstica

A- A A+
marzo 01
/ 2016

China ha dado un paso histórico en la lucha contra la violencia doméstica, que es considerada desde este martes como un delito. La primera ley que contempla el tema es considerada un triunfo para las feministas tras más de una década de lucha para conseguir que esos malos tratos sean punibles en el país.

La ley fue aprobada por el Legislativo de China, la Asamblea Nacional Popular (ANP) el 27 de diciembre, después de modificar en diversas ocasiones los borradores presentados.

En China se consideraba a la violencia doméstica como un asunto “privado” o “familiar”, por lo que la nueva ley supone un paso histórico en China. Además, se considera un triunfo para la posteridad en los colectivos que defienden a la mujer. Estos grupos llevan desde los años 90 pidiendo una ley como la actual, aunque todavía consideran que puede ser mejorada.

La nueva ley en China describe la violencia doméstica como “un daño físico, psicológico o de otro tipo” y se contemplan como manifestaciones de ese abuso tanto el maltrato físico como el psicológico.

Las alusiones a la violencia emocional no estaban incluidas en las primeras versiones de la ley, si bien las autoridades las introdujeron tras las críticas vertidas por organizaciones feministas y otros grupos.

La normativa también acepta como violencia doméstica las situaciones que se dan en los casos de cohabitación, cuando las parejas no están casadas, otra reivindicación de los colectivos feministas que no recogían los primeros borradores.

Sin embargo, se critica que no se haya incluido la violencia entre parejas del mismo sexo, una medida que, según los grupos afectados, hubiera ayudado a combatir el estigma que pesa sobre la comunidad de lesbiana, gays, bisexuales y transexuales (LGBT) en China.

Cerca del 40% de las mujeres chinas casadas o en una relación han sufrido violencia física o sexual por parte de sus parejas, según datos de 2014 de la Federación de Todas las Mujeres de China, ligada al gobernante Partido Comunista.

No obstante, la Federación sólo recibe entre 40.000 y 50.000 denuncias al año, lejos del porcentaje de afectadas, pues la población total de féminas asciende a 667 millones, según los datos más recientes.

De ahí la necesidad de derribar el tabú y perseguir a los atacantes. A partir de ahora, tan sólo bastará con una denuncia para que los casos sean investigados y las víctimas puedan conseguir una orden de alejamiento en 72 horas, o en cuestión de un día si es urgente.

“Es un paso importantísimo. Ha sido un largo recorrido: se lleva peleando desde 1995”, destacó a Efe Wei Tingting, una de las activistas en defensa de la mujer más activas del país y parte del grupo de cinco feministas arrestadas el año pasado por sus innovadoras campañas en espacios públicos.

EC