Hermana del venezolano asesinado en Orlando revela detalles de la vida del joven

A- A A+
junio 14
/ 2016

Al conocerse la noticia del asesinato de Simón Adrián Castillo Fernández, sus amigos que residen en las ciudades de Barquisimeto y Cabudare se acercaron a la casa materna, donde vive una de sus hermanas, Ariani Carrillo.

En medio del dolor recuerdan con una sonrisa las vacaciones que planificaba junto a su pareja Oscar Aracena, en las cuales su madre, la señora Digna Rosa Fernández los acompañaba. Desde septiembre de 2015 ella vivía con Simón, quien se propuso llevarla a Estados Unidos para ofrecerle una mejor calidad de vida.

Carrillo Fernández, de 31 años de edad, había nacido en Barquisimeto y tenía una década viviendo en Estados Unidos. Estudiaba Contaduría en Ana G. Méndez University System, en Orlando, Florida y era el gerente de un McDonald’s. En enero del 2016 había recibido su residencia americana. Gracias a su trabajo había logrado adquirir casa y vehículo. “Una casa bellísima”, cuenta una de sus amigas. Allí recibió a conocidos y familiares, quienes lo calificaban como “el mejor y más sonriente anfitrión”.

Ariana Carrillo viaja a Caracas este martes 14 de junio para encontrarse con otra hermana, Adriana Carrillo. Allí solicitará una visa temporal para tratar de estar en el último adiós de su hermano, situación que esperan sea resuelta en vista de la tragedia que viven en la actualidad.

Venezolano asesinado en Orlando

En Estados Unidos residen el resto de los hermanos, quienes en este momento acompañan a su madre. Aún no han entregado el cuerpo, hasta tanto las autoridades realicen todas las pesquisas necesarias para la investigación.

“Él murió de inmediato, su cuerpo quedó tendido en el bar. Por esta razón no fue trasladado a ningún centro asistencial”, aseveró Ariani, quien informó que a través de otros amigos de su hermano, que se encontraban en el local y sobrevivieron, avisaron a la familia de la tragedia.

Afirmó que su hermano frecuentaba la discoteca Pulse con sus amigos. Contaron que el Gobierno norteamericano se ha comunicado con los familiares de la masacre y hasta ahora tienen entendido que pagará los gastos que se generen por los actos fúnebres.

Los seres queridos de Simón Adrián recordaron que nunca fue víctima de discriminación por sus preferencias sexuales, ni en Venezuela ni en Estados Unidos. Era una persona feliz, que disfrutaba de su trabajo, compartir entre amigos y viajar.

Apenas el viernes 10 de junio había terminado sus vacaciones en Canadá y Nueva York. Antes había viajado por las Bahamas, Curazao y otras ciudades de Estados Unidos. La última vez que viajó a Venezuela fue en el año 2013, pero por temor a la inseguridad no había regresado al país.

Rechazaron las palabras de homofobia que han leído en las redes sociales, como también las noticias falsas que publicaron algunos portales. El padre de los Carrillo murió hace varios años, y la señora Digna Rosa Fernández vive en Estados Unidos, por lo tanto es falso que estén pidiendo ayuda para viajar.

Venezolano asesinado en Orlando

Una vida en plenitud que se acaba por la intolerancia de un hombre, que no sólo asesinó a Simón, sino a otras 48 personas, en la peor masacre de la historia de Estados Unidos, como la calificó el presidente, Barack Obama, escenificada en la discoteca Pulse ubicada en Orlando, Florida.

EP