Saltar al contenido

Hay más presos en Río de Janeiro que espacios en la cárcel

28 febrero, 2018
Michel Temer

Río de Janeiro, cuya seguridad fue intervenida por el Gobierno brasileño ante el salto de la violencia, tiene 51.511 presos pese a que la capacidad de su sistema carcelario se limita a 28.688 plazas, y 33 de sus 45 cárceles operando por encima de sus posibilidades, informaron este martes fuentes oficiales.

La situación más grave es la de la cárcel Tiago Teles, en São Gonçalo, municipio de la región metropolitana de Río, que alberga 1.963 presos provisionales pese a su capacidad para 630 internos, lo que deja su tasa de hacinamiento en el 212 %, según el informe divulgado por la Defensoría Pública del estado de Río de Janeiro.

El Instituto Penal Plácido Sá Carvalho, en Bangu, barrio de la zona oeste de la ciudad, ya fue objeto de una decisión de la Corte Interamericana de Derechos Humanos que pidió su cierre porque no cumplía con las condiciones mínimas para la permanencia de los detenidos en el lugar.

Otros centros penitenciarios como el Patricia Acioli, también en São Gonçalo, tiene un excedente del 198 %, la Penitenciaría Alfredo Tranjan del 180 % y la prisión Milton Dias del 137 %.

Esta última fue escenario la semana pasada de una rebelión en la que los presos tomaron 18 rehenes y que terminó con tres detenidos tiroteados a los que se les incautaron al menos tres armas.

La situación de las cárceles es uno de los mayores desafíos a los que tiene que hacer frente el recién nombrado interventor en Río, el general del Ejército Walter Braga Netto, quien asumió como principal responsable por la seguridad desde la decisión del presidente Michel Temer de intervenir en este estado el 17 de febrero pasado.