¡Hay hambre! Por leche intentan saquear Abasto Bicentenario

A- A A+
febrero 25
/ 2016

La desorganización, al final de la tarde de ayer, reinó en Abastos Bicentenario de la avenida 5 de Julio en Maracaibo. Más de 200 personas, en su mayoría mujeres, gritaban y vociferaban a las afueras del establecimiento, luego que la Policía Nacional Bolivariana impidiera el ingreso forzado de la multitud que clamaba comprar leche, pasta, pañales, papel higiénico y harina de trigo. Ya el horario de cierre se acercaba y los ánimos se caldeaban por la bajada de la santamaría.

Usuarios de varios sectores de la ciudad abarrotaban el Abasto. Migraban del norte, donde cerró la tienda de Fuerzas Armadas. Rafito Villalobos y San Jacinto se unieron a los compradores que llegaban del oeste de Maracaibo. La escaramuza se originó pasadas las 3.00 de la tarde. Un grupo forcejeaba para entrar, otras lanzaban basura a la avenida principal.

“Un oficial de la Policía Nacional recogió 200 cédulas. Y luego no organizó. Cuando devolvió las cédulas no se permitió el ingreso. La indignación de la toda la gente era para entrar a la fuerza. Una señora perdió el conocimiento por la policía que arremetió contra ella”, relató Sandra Bermúdez, los usuarios exigía respeto porque les “están negando el derecho”.

Doris Olivares, miembro de la Comisión de Alimentación, explico a La Verdad que hay una “cantidad de personas que están viendo que no da capacidad para atender el abasto”. A las 5.00 de la tarde salen los trabajadores y la población no permitía finalizar las ventas. “Toda los días ha habido esto, la gente quiere pasar, pero no da capacidad”. Hay personas de la tercera edad, jóvenes, embarazadas e incapacitados.

Las agentes policiales parecían inquietos. Fueron rodeados por el tumulto de féminas que sonaban botellas y manoteaban exaltadas el descontento “porque nos dicen que por el terminal de cédula ya será dentro de ocho días que podemos venir a comprar. No es justo” señaló Fanny Ortiz, vecina de Ildefonso Vázquez. “Esto empezó porque los policías metieron a 10 personas que no son de la cola y la gente se fue encima. Se formó el desorden y cerraron”.

LV