Saltar al contenido

Guatemala tiene un nuevo presidente (Detalles)

12 agosto, 2019

Alejandro Giammattei  se impuso como presidente de Guatemala en las elecciones que se realizaron en el país este domingo 11 de agosto.

Giammattei llevaba años buscando la Presidencia de Guatemala pero no fue hasta este domingo, después de una veintena de años persiguiendo un cargo público, cuando ha logrado su trofeo con el afán, dice, de «servir».

Después de una jornada electoral que transcurrió sin incidentes graves, el Tribunal Supremo Electoral dijo que, según los resultados preliminares y teniendo en cuenta que los datos eran «irreversibles», el aspirante del partido de centroderecha Vamos había logrado la primera magistratura del país.

¿Quién es Alejandro Giammattei?

Giammattei, ex director del Sistema Penitenciario, médico y cirujano de profesión pero empresario y político de carrera, se convirtió en el noveno presidente de la era democrática, que se instauró en Guatemala en 1986 con la llegada al poder del democratacristiano Vinicio Cerezo tras varias décadas de regímenes militares que se sucedieron en el poder mediante golpes de Estado y fraudes electorales.

Sus propuestas lograron convencer a más de 1,8 millones de votantes. Una cifra baja debida a la escasa participación, de alrededor del 42 por ciento, pero suficiente para vencer a la ex primera dama Sandra Torres, de la socialdemócrata Unidad Nacional de la Esperanza, que se quedó con 1,3 millones de sufragios.

Giammattei, favorito según los sondeos y quien siempre se vio como ganador, se autoproclamó presidente incluso antes de que el Tribunal Supremo Electoral anunciara oficialmente los datos en una conferencia de prensa en la que agradeció el apoyo: «Vengo a decirles, este humilde servidor, que va a ser un inmenso honor ser el presidente del país».

El futuro presidente de Guatemala, que asumirá el cargo el próximo 14 de enero en sustitución de Jimmy Morales y que se ha caracterizado por proponer «mano dura» contra los criminales y un «muro económico» para frenar la inmigración irregular, prometió ser un hombre «al servicio» de la gente y «cercano» a la población para «reconstruir el país».

Pero antes, tal y como él mismo anunció, dormirá. Y será a partir del martes de la próxima semana cuando el político, de 63 años, y quien padece de esclerosis, empiece a trabajar en el traspaso de poder porque están «muy comprometidos en lo que nos toca».

Giammattei, quien tiene 3 hijos y camina apoyado sobre dos muletas, había presumido en varias ocasiones de ser el primer presidente con diversidad funcional y tendrá por delante varios retos, como la lucha contra la corrupción y la impunidad, la desnutrición, la educación, la pobreza o la violencia.

Mientras el futuro presidente salía contento y feliz, con decenas de simpatizantes apoyándolo en la sede del partido y fuegos artificiales coloreando el cielo, Torres no compareció ante la prensa y se limitó a enviar a dar la cara al diputado Oscar Argueta, secretario general del partido que fundó la ex primera dama junto a su ex marido y ex presidente Álvaro Colom.

Los retos de Giammattei

Por su parte, el presidente de los empresarios organizados, Juan Carlos Tefel, dijo que los próximos cuatros años deberían estar centrados en temas como la desnutrición, la transparencia, la generación de empleo, la certeza jurídica, la inversión en infraestructura o la defensa de la propiedad privada.

Además, calificó el triunfo de Giammattei como una victoria con «un amplio margen» con un «resultado contundente» que le da «legitimidad al próximo gobierno a pesar de que la abstención superara el 50 por ciento.

Pero para el embajador de la Unión Europea en Guatemala, Stefano Gatto, la baja participación, de un 42 por ciento, sí ha sido un dato impactante, pero aún así el resultado ha sido amplio. No obstante, avanzó que el futuro Gobierno, que tendrá una representación minoritaria en el Congreso, necesitará de alianzas para lograr sus propósitos.

Fuente:EFE