Este era el plan del Gobierno para destruir las firmas

A- A A+
mayo 09
/ 2016

El gobernador de Miranda, Henrique Capriles, expresó que la situación del país está llegando a una situación insostenible. No obstante, tal descontento no debe desviarse a un estallido social y por ello la oposición busca una solución constitucional a través del revocatorio.

“El gobierno está desestimando el descontento social”, dijo en el programa Diálogo Con… por Televen.

Recordó que las condiciones económicas y sociales actuales “son peor que durante El Carazo” y que la pobreza extrema está por encima del 50%. Sin embargo, el gobierno niega este y otros factores.

Capriles agregó que el modelo político actual “no da para más” debido a los altos niveles de corrupción.” No hay un solo funcionario que haya sido investigado por corrupción. A quién le responde García Plaza, o toda la corrupción que hay en el Ministerio de Alimentación (…) en algún momento llegará la justicia por todo el saqueo que ha sufrido Venezuela”, argumentó.

Asimismo, dijo que el éxito consiste en generar confianza y producir. Sin embargo el gobierno quiebra y expropia las empresas. “Cuando ves que un modelo no funciona, hay que cambiarlo”.

“Sí se puede hacer revocatorio este año”

“Si la gente creyera el discurso del gobierno, hubiera ganado el 6 de diciembre, pero perdió”, recordó. En el maro de este escenario, el dirigente opositor se refirió al proceso de referéndum.

A su juicio, Tibisay Lucena está defendiendo los intereses políticos de Maduro, mientras que el pueblo quiere salir de un modelo que se ha apoderado de las instituciones.

“Sí se puede hacer revocatorio este año (…) no llevamos todas las firmas porque no nos dio tiempo de revisarlas todas, no podemos dejar que pase el tiempo. El que quiere que pase el tiempo es el gobierno”, afirmó.

Reiteró que fueron recaudadas 2.6 millones de firmas. No obstante fueron entregadas 1.8 millones tras un proceso de auditoría ejecutado por más de 600 personas y posteriormente fueron llevadas de madrugada al CNE.

“Los madrugamos, porque la intención que tenían era quemar las cajas. Tenían un grupito preparado esperándonos el martes, tenemos gente que nos informa”, reveló.

El gobernador continuó diciendo que con este tipo de acciones el gobierno busca bajar los ánimos de la gente para que sientan que no hay cómo solventar esta situación

En este sentido, reiteró que hay cuatro rectoras del Psuv y hay un rector que no es de oposición, sino que habla sobre los reglamentos que deben respetarse. “Si Lucena no da respuesta, el pueblo se movilizará. No es una amenaza, es el derecho que hay en la Constitución”, expresó.

Explicó que tras la verificación de las primeras firmas con sus huellas, el CNE dispone de un lapso de 20 días para informar cuales serán los tres días hábiles para que cuatro millones de venezolanos o más cumplan con el 20%, que es el siguiente paso del proceso.

“Si los venezolanos votamos para revocar a Maduro, en 30 días votaremos para elegir un nuevo gobierno. El país sí es recuperable”, declaró.

Henrique Capriles aseveró que si el 6D hubiera ocurrido el revocatorio, Maduro hubiera sido revocado, porque la oposición tuvo más firmas de las necesarias para tal proceso.

LP