Fuerte sismo sacude nuevamente a Ecuador

A- A A+
mayo 18
/ 2016

Según el reporte del Instituto Geofísico de la Politécnica Nacional, el movimiento ocurrió a las 02:57 am hora local, a una profundidad de 10 kilómetros y su epicentro fue cerca de Mompiche, en la costa.

El Centro de Alerta de Tsunamis del Pacífico informó de que no se espera ningún tsunami a causa del sismo.

El presidente Rafael Correa también insistió en eso en su cuenta de Twitter: “No hay alerta de tsunami”.

Y añadió que el temblor sólo ha causado “pequeños daños materiales”.

“Definitivo IG: Réplica 6.8 Richter. Epicentro sur de Muisne. Pequeños daños materiales. Todos tranquilos. Quito puede regresar a casas”, escribió el mandatario en su cuenta de Twitter.
“Réplica más fuerte”

Mario Ruiz, jefe del Instituto Geofísico, explicó que se trataría de una réplica pero eso se lo sabrá cuando se conozca la magnitud definitiva.

Sería así la réplica más fuerte del terremoto de 7,8 grados que se registró en el país el 16 de abril.

“Fue el sismo más fuerte, pero han habido varias réplicas de más baja intensidad”, confirmó Carlos A. Lopez en la página de Facebook de BBC Mundo.

“Aún estamos despiertos, con miedo. Fue casi parecido al del 16, solo que duró menos”, escribió otro usuario, Yulexi Flores Márquez.

Los medios locales informan que, además de en la costa, el temblor también se sintió con fuerza en el norte de Quito, en Guayaquil y otras ciudades.

Además, varios municipios se quedaron sin electricidad y decenas de ciudadanos salieron corriendo de sus casas, explicó un testigo a la agencia de noticias Reuters.

Y es que aún está muy fresco en la memoria de Ecuador el terremoto de magnitud 7,8 del 16 de abril, el más potente en décadas y que dejó un saldo de 661 muertos y miles de damnificados.

En ese sentido, Karla Morales, una activista de derechos humanos que ayuda a las víctimas del terremoto de hace un mes, escribió en su cuenta de Twitter que se encuentra en la ciudad de San Vicente, donde se vivió “un susto tremendo”, con el sismo de esta madrugada.

“Estamos todos en la veredas (aceras). Algunos van a la playa a ver el mar. Avanzaremos a los refugios a ver si están todos bien”, escribió para poco después señalar que “la gente está aterrada, pero bien. De lo que vamos avanzando, no hay casas caídas”.

BBC