Fuerte imagen de bebé ahogado revive debate sobre los refugiados (Foto)

A- A A+
junio 02
/ 2016

La imagen de un bebé ahogado, de no más de un año, en brazos de un socorrista a bordo de un gomón, frente a la costa de Libia, conmueve al mundo con esta foto shock, tras convertirse en la enésima tragedia de los refugiados en el Mediterráneo. La fotografía fue difundida por la organización humanitaria Sea-Waths, cuyo objetivo es el de convencer a las autoridades europeas a reforzar sus propios esfuerzos para la seguridad de los inmigrantes que atraviesan el mar para desembarcar en sus costas.

El bebé inmigrante que fue sacado sin vida del agua tras un naufragio y cuya foto ha dado la vuelta al mundo es probablemente un niño somalí de seis meses de edad, según han afirmado fuentes de la policía Italiana. La madre del pequeño habría muerto durante el hundimiento de la embarcación el pasado jueves frente a las costas de Libia.

El pequeño cuerpo fue recuperado por la ONG Sea-Watch el pasado viernes frente a la costa de Libia, poco después de que un barco de madera se hundió con 45 personas a bordo. “Parecía una muñeca, con los brazos abiertos”, dijo el socorrista. “Lo recogí para protegerlo, como si todavía estuviera vivo, con sus ojos luminosos y amistosos, pero inmóviles”, continuó el hombre en su historia, un padre de tres hijos que dijo llamarse Martín.

“Empecé a cantar para encontrar consuelo y darle un sentido a este incomprensible y doloroso momento”, porque “hasta hace unas horas el pequeño estaba vivo”, rememoró. “Si no queremos ver estas fotos hay que dejar de fabricarlas” dijo en un comunicado la ONG Sea-Watch, lanzando un duro ataque a las autoridades.

bebé ahogado

Para la ONG, “a raíz de estos eventos desastrosos, se hace evidente para las organizaciones que trabajan sobre el campo, que las apelaciones de los políticos europeos para evitar más muertes en el mar no son más que palabras”.

Los números de la ONU sobre las tragedias del mar son impiedosas y confirman que esta que acaba de concluir ha sido una de las peores semanas de siempre: tres naufragios, 65 cuerpos recuperados, 700 desaparecidos y al menos 40 de ellos niños.

Una tragedia sobre otra tragedia, aquella de los más pequeños, que Unicef llama “genocidio” y que ha sido comentada en otras fotos, que en octubre pasado había dado la vuelta al mundo: aquella de Aylan, niño sirio de tres años encontrado muerto en una playa de Bodrum, paraíso turístico de Turquía, con la cara hacia abajo, apenas lamido por el agua, los brazos abandonados, todavía vestido.

TC