Estos son los 4 problemas que no resuelve el nuevo sistema cambiario

A- A A+
marzo 10
/ 2016

Para algunos, el haber ido de tres tipos de cambio oficiales a dos es un paso en la dirección correcta y un avance al desmontaje definitivo del control cambiario. Sin embargo, el deterioro económico exige más de un nuevo esquema de divisas que el anunciado este miércoles, ya que, a juicio de los analistas, dejó algunos importantes cabos sueltos.

La firma ODH Grupo Consultor elaboró una lista de asuntos no resueltos por la reforma del sistema cambiario, cuyos detalles fueron esbozados en una escueta y breve presentación por el vicepresidente del Área Económica, Miguel Pérez Abad, en la sede del Banco Central de Venezuela.

Durante la rueda de prensa, dijo que la economía venezolana se regirá por dos nuevas tasas: la Dipro (protegida) y la Dicom (complementaria).

La primera fue fijada en Bs 10 por dólar, pero fluctuará de acuerdo al “impacto social y económico”. La segunda, flotará “lentamente” de acuerdo a la oferta y la demanda y tendrá como punto de partida la tasa del extinto Simadi, que se ubica en aproximadamente Bs 206 por dólar.

Quedaron muchas preguntas por responder. Los más escépticos, por ejemplo, dudan de que el Dicom realmente se mueva según dicte el mercado. Tampoco se conoce al detalle cómo operará este nuevo mecanismo de asignación de dólares y si realmente romperá con el paradigma de que no es del interés del gobierno eliminar el anclaje del tipo de cambio.

Sin embargo, la firma identificó cuatro problemas que, con lo poco que se conoce, no serán resueltos por el sistema dual propuesto por el Ejecutivo:

-No se resuelven las trabas burocráticas: ODH señala los cambios oficiales de Dipro y Dicom “no resuelven las trabas burocráticas para acceder a las divisas oficiales”. Los procedimientos para la obtención de dólares siguen siendo los mismos, según el ministro Pérez Abad.

-No se resuelve el problema de escasez de divisas: La devaluación no resuelve un grave problema: la escasez de divisas. Según el BCV, en 2015 Cencoex asignó 96% de las divisas oficiales, lo que totalizó casi $8.600 millones, una caída de 58% respecto a 2014, indica el reporte. A través de Sicad se asignaron apenas $500 millones y a través de Simadi apenas $370,8 millones. Ante la situación, el gobierno se ha esforzado por buscar otros mecanismos para obtener dinero fresco, por lo que ha tratado de impulsar las exportaciones. “El gobierno ha hablado de romper el récord de exportaciones no petroleras y superar los $7.000 millones en 2016, pero la meta parece poco viable y de alcanzarse no representa ni la mitad de la merma en divisas del año 2015″, indica el texto.

-No se resuelve la deuda con proveedores internacionales: Pérez Abad precisó que los compromisos de las empresas con sus proveedores en el exterior se irán pagando “en la medida de las posibilidades”. “Persisten las dudas en cuanto al reconocimiento de la liquidación pendiente de divisas aprobadas en el sistema anterior, lo cual preocupa a los productores cuyas líneas de crédito han sido suspendidas y necesitan cumplir con los compromisos previos para adquirir nuevos insumos”, señala la firma.

-Persisten las oportunidades de arbitraje: ODH señala que con el sistema cambiario sigue siendo dual, con un tipo de cambio -al menos en principio- 20 veces más bajo que el otro, los incentivos a llevar a cabo operaciones de arbitraje y flujo de capital siguen presentes.

EE