Esto fue lo que pasó con la declaración de Lula por blanqueo

A- A A+
febrero 17
/ 2016

En una rueda de prensa sin preguntas, en la que el fiscal Cássio Roberto Conserino, encargado del caso, se limitó a leer un comunicado, el promotor aseguró que recurrirá la medida paralizada la noche del martes por el CNMP, órgano que supervisa a las fiscalías.

Conserino precisó que el recurso servirá para investigar “los graves hechos que envuelven a personas que se consideran por encima y al margen de la ley” y argumentó que la suspensión de la declaración del expresidente “perjudica el trámite de la investigación criminal”.

El fiscal consideró imperante “obtener la urgente revisión y reversión de la decisión proferida” por la CNMP porque la investigación “respeta el reglamento” del organismo controlador.

Para Conserino, el CNMP fue “inducido al error” por el diputado Paulo Teixeira, del gobernante Partido de los Trabajadores (PT), quien solicitó más tiempo alegando que el fiscal realizó un “juicio anticipado”.

De acuerdo con la petición del parlamentario, el jurista se avanzó al anunciar a la prensa que acusaría al expresidente y su esposa, Marisa Leticia Lula da Silva, por lavado de dinero y ocultación de patrimonio sin haberlos escuchado antes.

“Solo fueron divulgados hechos e informaciones de interés público, sin que eso pueda generar cualquier suspensión de los promotores de justicia conductores de la investigación”, sostuvo Conserino al respecto.

El comunicado fue suscrito asimismo por los fiscales Fernando Henrique de Moraes Araujo, José Reinaldo Guimarães Carneiro y José Carlos Blat.

Antes del encuentro, el fiscal general de la Justicia, Márcio Fernando Elias Rosa, divulgó una nota en la que subrayó que la Constitución reserva al CNMP el control de “la actividad administrativa del Ministerio Público”, lo que -resaltó- “excluye de su ámbito la interferencia en las funciones de ejecución”.

Manifestaciones que se enfrentan

Durante toda la mañana, manifestantes con posiciones a favor y en contra de Lula se enfrentaron a las puertas del Ministerio Público de Sao Paulo, donde el exmandatario debía declarar.

El ánimo de los dos grupos, que inicialmente estaban separados por vallas, se fue caldeando cuando manifestantes contrarios al expresidente intentaron inflar un muñeco gigante de Lula vestido de presidiario, que finalmente fue pinchado.

Los manifestantes llegaron a agredirse, lo que obligó a la Policía a intervenir con bombas de gas lacrimógeno, y varias personas resultaron heridas tras la pelea.

Las investigaciones de la Fiscalía se centran en esclarecer si Lula es propietario de un apartamento en el edificio Solaris, situado en el balneario de Guarujá, en el litoral del estado de Sao Paulo, el cual está registrado a nombre de la constructora OAS, implicada en el escándalo de la estatal Petrobras.

La Policía, por su parte, sospecha que OAS distribuía, como parte de las coimas, pisos entre los políticos que amparaban los desvíos de la petrolera.

Uno de los apartamentos del inmueble Solaris estaba reservado por la familia del exmandatario, ya que su esposa adquirió una participación con vistas a una posible adquisición, pero acabó por solicitar la devolución de la cuota entregada, aunque todavía no ha recibido la suma adelantada.

El expresidente fue arropado hoy por un veintena de parlamentarios del Partido de los Trabajadores en la sede del instituto Lula en Sao Paulo y un grupo de legisladores se trasladó posteriormente hasta el Fórum donde se reunían los manifestantes.

EE