Esto es peor que dictadura ; Por Froilán Barrios 

A- A A+
junio 29
/ 2016

 

Con ocasión de la validación de firmas para exigir el legitimo derecho al revocatorio presidencial, se ha encendido de nuevo el debate ante las triquiñuelas de los poderes públicos para impedir la consulta, la creciente represión contra la prensa libre, las detenciones arbitrarias de opositores, y en general todo el manifiesto abuso de poder del cual se jacta el Ejecutivo, sobre el carácter dictatorial del régimen.

Aplicando la lógica formal como si se tratara de una lista de chequeo de ISO 9000, se procede a sentenciar, estamos en dictadura, para mediante analogía matemática utilizar conceptos que no aplican para comprender y enfrentar un desgobierno que premeditadamente condena a la hambruna a la población y la quiebra moral institucional.

Las dictaduras militares que conoció America Latina en el siglo XX se produjeron en su mayoría en el contexto de la Guerra Fría y la paranoia del Pentágono de impedir el avance de la URSS, el maoísmo, el castrismo o nacionalismos en el continente; constituyendo gobiernos de facto que violentaron los derechos humanos a placer, limitaron derechos políticos, suspendieron los partidos políticos, sindicatos y ONG de derechos humanos.

Curiosamente en su mayoría estas dictaduras eran acompañadas de programas económicos, sin regulaciones laborales, orientadas bajo premisas del crecimiento financiero e industrial, de allí el “milagro brasileño” de Garrastazu Medici (1970), Pérez Jiménez (1950), Videla (1976), Pinochet (1973), Bordaberry (1974). Gobiernos que imponiendo sus mandatos a sangre y fuego no les generaron a sus habitantes la precarización de vida y miseria humana que conocemos en la Venezuela del siglo XXI.

La vertiente gubernamental actualmente en nuestro país se alimenta de otra historia, también dictatorial por supuesto, cuyas políticas son la generación de pobreza extrema, migraciones forzadas, entrega de la nación a potencias extranjeras en función de proyectos ideológicos, donde incluso el exterminio si es necesario aplicarlo a partir de planes regionales o mundiales. De ello el maoísmo plasmó su cruel legado con la revolución cultural (1960) y la desaparición de millones de chinos, Pol Pot en Camboya con sus khmer rojos (1978) y la desaparición de millón y medio de civiles, de igual modo el saqueo planificado por Stalin tras la II Guerra Mundial de las economías del este europeo en función de la patria grande, del socialismo real soviético, y en nuestro continente el signo aterrador del pueblo cubano sometido a la inanición y la pobreza más abyecta durante 55 años de estafa revolucionaria por el castrismo, quienes por cierto luego de chulear durante décadas a mandatarios de los cinco continentes, tras su fracaso, se postran hoy ante su poderoso vecino y enemigo eterno.

Por tanto su conducta criminal de coletear el piso con la CRBV, burlarse del revocatorio, desconocer el voto aplastante del 6-D-2015, agredir, perseguir, encarcelar es intrínseca a su naturaleza. Solo la MUD no podrá derrotarlos, amerita la suma de voluntades de todos los sectores a escala nacional e internacional para restablecer la democracia en Venezuela.