Esto es lo que cuesta mantener a Schumacher vivo

A- A A+
mayo 24
/ 2016

La esposa del ex campeón mundial vendió el avión privado de la pareja y una casa vacacional en Noruega para cubrir gastos.

Luego de sufrir un accidente de esquí en los Alpes franceses que lo dejó en estado vegetativo desde hace más de dos años, el ex piloto Michael Schumacher, el siete veces campeón de Fórmula 1, permanece ingresado en su mansión en Suiza y su salud es un secreto celosamente guardado por su familia que, sin perder la esperanza, lucha a diario junto a una quincena de médicos y enfermeros para sacarlo de esta situación.

El 29 de diciembre de 2013, el ex piloto alemán se hirió gravemente golpeándose la cabeza contra una roca mientras esquiaba fuera de pista en la conocida estación de esquí de Meribel, en los Alpes franceses. El casco que llevaba no lo salvó de las graves secuelas que sufre actualmente y de las que no se sabe si podrá recuperarse.

Desde entonces se ha filtrado muy poca información sobre su estado de salud. Sin embargo, su mujer, Corinna, no se ha dado por vencida y ha conseguido que, desde el pasado mes de junio, el ex piloto fuera trasladado desde el hospital universitario de Lausana hasta su impresionante mansión en Gland, al borde del lago Leman.

Se rumorea que Corinna Schumacher ha desembolsado, desde que ocurriera el accidente, unos 14 millones de euros y, aunque el patrimonio de su marido está valorado en unos 700 millones de euros, para hacerle frente a los gastos vendió recientemente el avión privado de la pareja, en 35 millones de euros, y una casa de vacaciones en Noruega, por 2,9 millones.

Las consecuencias de este accidente en la salud de Schumacher han sido considerables y aunque las informaciones sobre su estado se destilan a cuenta gotas, se sabe que está en un estado vegetativo inconsciente, pesa sólo unos 45 kilos, frente a los 75 en el momento del accidente. Esta semana la revista alemana Bunte aseguró que el piloto había vuelto a andar con la ayuda de sus terapeutas. Ante los rumores, su agente, Sabine Kehm, desmintió la información.

EN