Este mesero dio detalles de la primera cena de Obama en La Habana

A- A A+
marzo 21
/ 2016

La visita del primer mandatario estadounidense, Barack Obama, a Cuba mantiene en vilo al mundo. Todas sus actividades son constantemente monitoreadas y la primera cena no pasó desapercibida. Junto a su mujer, Michelle Obama, el mandatario disfrutó de una cena en San Cristóbal Paladar en La Habanna. Reinier Mely Maldonado, fue el mozo a cargo de atender al presidente y no ocultó sus sensaciones: “Fue un honor servirle a Obama”.

Apenas ingresó al establecimiento, Maldonado recibió al mandatario. “Hello, welcome to the paladar San Cristobal, my name is Rei and I’m gonna be your waiter. And it’s a great honor for us” (“Hola, bienvenidos al paladar San Cristobal, mi nombre es Rei y voy a ser su mozo. Es un gran honor para nosotros”), a lo que Obama agradeció y dijo: “Es un honor para nosotros también”.

Obama disfrutó de un solomillo de res a la plancha con vegetales a la parrilla y su mujer de una Tentación Habanera (“palillos de filete en salsa de vino tinto”) que según sus palabras le recordó a la comida de su abuelo. La primera dama y su madre, bebieron una botella de vino y el mandatario norteamericano solamente tomó agua. “Le ofrecí vino al señor presidente y me respondió que mañana tenía que trabajar”, señaló Mely Maldonado.

Lo primero que llamó la atención de Obama fue una fotografía de Nate King Cole colgada en la pared, el mandatario se acercó a verla y también se sorprendió por una imagen de Beyoncé y Jay Z instanciada debajo. La incursión al baño del mandatario contó con su séquito de guardaespladas que lo flanqueaban a cada paso. “En el camino iba muy sonriente y saludando a todo el que se encontraba a su paso”, relató Maldonado.

Obama no terminó su plato y expresó que estaba “muy lleno”. Cuando pidió la cuenta, el presidente norteamericano sacó un fajo de billetes la cuenta: unos 30 pesos cubanos que al cambio son 34 dólares. Además, el mandatario dejó una buena propina para el mozo que lo atendió en la primera cena de un mandatario estadounidense en 88 años en Cuba.

 

 

EP