¡Esté atento! Estos 8 hábitos afectan su salud cerebral

A- A A+
marzo 15
/ 2016

Varios expertos han encontrado una relación entre las malas prácticas cotidianas y su deterioro desde edades tempranas. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha hecho una llamada de atención a la población para que tome medidas preventivas.Estis hábitos que afectan tu salud cerebral sin que te des cuenta

El cerebro es uno de los órganos más complejos y delicados de todo el organismo, por lo que es primordial prestarle mucha atención.

Participa en la regulación de funciones como los latidos del corazón, la presión sanguínea o el equilibrio hormonal, entre otros.

También es el encargado de los procesos cognitivos, la memoria y las emociones humanas, siendo determinante para llevar una buena calidad de vida.

Al igual que otras partes del organismo, los hábitos que practicamos cada día influyen para bien o para mal en su salud.

8 hábitos que afectan tu salud cerebral sin que te des cuenta

1. Saltarse el desayuno

Una y mil veces hemos advertido que el desayuno no debe ignorarse, porque es la comida más importante del día.

A través de este se le proporciona al cuerpo una buena cantidad de nutrientes y energías para llevar a cabo sus funciones durante la jornada.

Siempre y cuando contenga todos los alimentos necesarios, este influye en el rendimiento físico y mental, así como en la salud cerebral.

Saltarse esta comida obligará al cerebro a hacer un esfuerzo mayor del debido, lo que, en horas posteriores, se traduce en mayor sensación de cansancio y mal humor.

2. Consumir azúcar en exceso

El consumo excesivo de azúcar no solo causa aumento de peso y diabetes, sino que tiene efectos negativos en otros sistemas importantes del cuerpo.

En el caso del cerebro, produce una fuerte sensación de ansiedad que conduce a comer cada vez más aunque no sea necesario.

Sumado a esto, suele causar dificultades en el sistema de depuración del cuerpo, lo que ocasiona una acumulación de toxinas que influye en el deterioro cognitivo.

3. Estar expuestos a ambientes contaminados

Por desgracia, todos estamos expuestos a los ambientes contaminados que son cada vez más comunes en nuestro entorno.

Este factor, que suele ser casi imposible de evitar, suele conducir toxinas hacia las células cerebrales, interfiriendo su adecuada oxigenación y causando una disminución en su eficiencia.

Si bien la sangre cuenta con suficiente oxígeno para mantener en buenas condiciones los tejidos del cuerpo, un exceso de partículas tóxicas impacta de forma negativa.

4. No dormir lo suficiente

La disminución en las horas adecuadas de sueño es uno de los hábitos que más tienen las personas en todas las edades.

El cuerpo necesita, por lo menos, 8 horas diarias de sueño sin interrupciones para llevar a cabo una serie de funciones que no puede realizar en otros momentos del día.

Al disminuir dicho horario, las células cerebrales no se regeneran de la forma adecuada y esto va ocasionando vejez temprana.

Lo peor es que tiene consecuencias inmediatas como dificultades en la concentración, mal humor y sensación de cansancio.

5. Fumar

Tanto los fumadores como quienes conviven con ellos tienen mayores probabilidades de sufrir enfermedades cognitivas.

Los tóxicos que libera el tabaco disminuyen de forma considerable la masa cerebral, así como la cantidad de oxígeno que regenera sus células.

Varios expertos coinciden al decir que es uno de los hábitos que está aumentando los casos de enfermedades como la demencia y el Alzhéimer.

6. Estar expuestos al estrés

El estrés es un trastorno muy peligroso que puede derivar en problemas físicos y mentales cuando no se controla de la forma adecuada.

También se ha determinado que está vinculado con el envejecimiento prematuro del cerebro y varias de sus afecciones.

Cuando estamos ante este problema, la actividad cerebral disminuye y hay graves dificultades para lograr la concentración.

De hecho, algunos casos de derrames cerebrales e infartos se han asociado con episodios crónicos de esta afección.

7. Consumir alcohol en exceso

El consumo excesivo de bebidas alcohólicas ocasiona estragos en los principales órganos del cuerpo, incluyendo el complejo sistema nervioso, el hígado y el corazón.

Sus sustancias tóxicas viajan a través de la sangre hacia el cerebro e interfiere en muchas de sus actividades.

Además, el alcoholismo está relacionado con la muerte de las neuronas y la disminución en la velocidad de transmisión de los impulsos nerviosos entre ellas.

8. Comer en exceso

Comer en exceso, en especial alimentos con un elevado contenido de grasas y azúcares, ocasiona endurecimiento de las arterias y graves problemas a nivel circulatorio y cerebral.

Esto dificulta la limpieza del organismo y va acumulando toxinas en la sangre, las cuales derivan en diversas enfermedades.

¿Te sientes identificada con estos hábitos? Si es así, más te vale empezar a moderarlos para evitar consecuencias más adelante.

Procura mantener un estilo de vida saludable y busca actividades que ayuden a fortalecer tus capacidades cerebrales.

I21