Estas son las cuatro epidemias acorralan a los venezolanos

A- A A+
enero 08
/ 2016

En 2014 apareció por primera vez en el país la fiebre chikungunya, que se unió a las epidemias de dengue y malaria que no han cesado. En diciembre de 2015 la Organización Mundial de la Salud confirmó los primeros cuatro casos de zika. Las cuatro enfermedades galopan en Venezuela a pesar de que el Ministerio de Salud no dé cifras oficiales, todas son transmitidas por la picadura de zancudos y tienen síntomas similares

Los ojos rojos comienzan a proliferar en las calles de algunas ciudades de Venezuela. En Bolívar, Aragua, Nueva Esparta, Distrito Capital y Zulia, al menos, ya hay reportes de ciudadanos que aseguran haberse contagiado del virus africano zika, y la conjuntivitis es uno de los signos clínicos que permiten diferenciarlo de otras dos epidemias muy parecidas que también tienen actividad dentro del país, dengue y chikungunya.

Víctor Rodríguez, habitante de Caracas, confundió el enrojecimiento de sus ojos con algún problema relacionado con la tensión arterial. Un día después apareció otro síntoma: fiebre no muy alta. Él no completó la batería de dolencias que se suman dolor muscular y erupción en la piel. Carmelina Pancione vive en Maracay y a mediados de diciembre, asegura, sufrió la enfermedad que en su caso se asemejó a “una gripe con mucho dolor en el cuerpo”.

La Organización Mundial de la Salud fue la primera en pronunciarse sobre la presencia del zika en Venezuela, cuando en diciembre de 2015 informó sobre los primeros cuatro casos confirmados en el estado Bolívar. Al Ministerio de Salud le tomó tres semanas más admitirlo. El despacho tiene más de un año que no publica el Boletín Epidemiológico, donde se informa el estado de las enfermedades de notificación obligatoria. A través de la Sociedad Venezolana de Salud Pública se han conocido las cifras correspondientes a 2015: hasta el 26 de diciembre se registraron 15.370 casos de chikungunya y 51.711 de dengue.

26

Los tres virus tienen síntomas muy similares. Los tres son transmitidos por los mismos vectores, los zancudos Aedes aegypti y Aedes albopictus, por lo que los médicos tienen difícil hacer un diagnóstico exacto a primera vista. La prueba de laboratorio que confirma el virus con el que se está batallando es la reacción en cadena de polimerasa (PCR), que sólo aplica el Instituto Nacional de Higiene Rafael Rangel, en Caracas, y que debe hacerse en los primeros tres días de haberse presentado los síntomas.

Ante la centralización de las pruebas de laboratorio, el infectólogo Julio Castro indica que si se está en presencia de un cuadro con fiebre, rash (erupción con puntos rojos en la piel), dolor en articulaciones y conjuntivitis, lo asumen como zika, puesto que es la enfermedad más nueva y contra la que menos venezolanos tienen anticuerpos.

“Con zika pasa que el porcentaje de pacientes asintomáticos es mayor que con chikungunya y dengue. La mayoría de los que tengan conjuntivits probablemente son zika. Eso es fácil de diagnosticar, pero hay al menos 30% de los infectados que no van a desarrollar ningún síntoma, y aún así son potenciales reproductores del virus”. Zika, dengue y chikungunya no se transmiten de persona a persona, únicamente mediante el mosquito que se infecta al picar a algún enfermo.

En 2014, la epidemia de chikungunya dobló, literalmente, a más de 2 millones de venezolanos, según las cifras extraoficiales de la Red Defendamos la Epidemiología. “El zika está activo, pero hasta el momento no vemos una explosión como la que ocurrió con chikungunya”, apunta Castro.

La temida complicación

La literatura aún no contempla mayores complicaciones desarrolladas a partir de la infección con zika. No obstante, en Brasil, la epidemia de zika podría ser la responsable del aumento de niños recién nacidos con microcefalia. El último reporte del Ministerio de Salud brasileño habla de 3.174 casos de microcefalia desde que empezó a aparecer el virus africano en 2015. El boletín epidemiológico de ese país habla de 2.975 diagnósticos de zika confirmados por laboratorio.

25

La microcefalia es un trastorno neurológico poco frecuente en el que la cabeza y el cerebro de los niños son significativamente más pequeños que los de sus pares de mismo sexo y edad. Está asociada a retardo mental.

En Venezuela no hay registro de ese efecto colateral, pero la infectóloga Ana Carvajal recomienda que las embarazadas que estén cursando su primer trimestre de gestación extremen las medidas de prevención. En Colombia están catalogando como de alto riesgo los embarazos de mujeres infectadas con zika.

La malaria que nunca se erradicó

Cuando la Organización Mundial de la Salud pensó que estaba ganando la lucha contra la malaria, Venezuela descuidó su frente. Faltando dos meses por contabilizar de 2015, el paludismo en Venezuela alcanzó la cifra récord de 131.074 casos.

José Félix Oletta, ex ministro de Sanidad, teme que en 2016 aumente aún más el número de enfermos de malaria, si el Programa Nacional no se activa en todo el país –y no solo en las zonas con más actividad-, si no se invierte de forma sostenida y si no se trata a los enfermos a tiempo. “La Micromisión de malaria había prometido que en 120 días traerían medicamentos. Eso indica que hay fallas. No sabemos si se importaron ni si llegaron”.

La urgencia no se reflejó en el Presupuesto de la Nacional de 2016. A la vigilancia epidemiológica y a la salud ambiental se destinó apenas 0,05% del total de lo asignado a la cartera de salud. A la “consolidación de la gestión en salud ambiental, desde el ámbito nacional para el mejoramiento de las condiciones sanitario ambientales” le otorgaron 38 millones de bolívares, que serán distribuidos en 1.326.622 actuaciones. Eso equivale a 29 bolívares por cada actividad de saneamiento.

“Creo que tenemos una papa caliente para 2016. Una de las recomendaciones es la compra de los mosquiteros. El control de la malaria va a depender de que las inversiones en prevención, búsqueda activa de casos y control de los vectores se haga de manera efectiva”, dice Oletta.

24
El Índice Aédico en Casas (cantidad de zancudos) era de 17,52% hasta el 17 de octubre de 2015, según el Boletín Integral ambiental del Ministerio de Salud, que tampoco se publica desde el año anterior, pero que se filtró. Las recomendaciones de la OMS indican que el límite de seguridad para el índice de casas con presencia de Aedes Aegypti no debe exceder 5%. El valor deseado debería ser inferior a 1%.

Tratar y prevenir con igual prioridad

Para atacar la malaria en el cuerpo, la OMS propone atacar a los parásitos que la producen con tratamientos combinados basados en la artemisinina. Esa es la medicina más moderna, pero en Venezuela se usan comúnmente primaquina y cloroquina. En octubre de 2015 ambos medicamentos estaban escasos en el país. Una fuente del SEFAR dijo al diario El Nacional que, para ese momento, la distribución de los fármacos tenía tres meses paralizada.

Con dengue, zika y chikungunya el tratamiento que recomiendan es a base de acetaminofén o paracetamol, cada 6 horas como máximo, para bajar la fiebre. Ante la dificultad en el diagnóstico, lo ideal es que hasta que no se descarte dengue se evite tomar antiinflamatorios no esteroideos (como el ibuprofeno) para tratar el dolor, por la posibilidad de que causen hemorragias.

23

La prevención empieza con la eliminación de los criaderos. Si no hay zancudos, no hay malaria, chikungunya, zika ni dengue. Cualquier acumulación de agua es un potencial criadero, una chapa de refresco, un florero, un caucho y o un tobo en el que haya agua estancada.

Si está en un lugar en el que alguien estuvo enfermo de chikungunya, dengue, zika o malaria, se recomienda:

* Usar camisas con mangas largas, pantalones largos y medias. Preferiblemente ropa de colores claros y tejidos gruesos, especialmente al amanecer y al anochecer que es cuando hay mayor presencia de zancudos.

* Aplicarse repelentes cada 4 a 5 horas.

* Ventilar las habitaciones, sobre todo los lugares oscuros como clósets, gavetas o debajo de escritorios, donde pueden esconderse los zancudos.

* Usar mosquiteros y ventilador al dormir.

20 21 22

EE