Esta es la amenaza que Arabia Saudita le hace a Venezuela

A- A A+
enero 28
/ 2016

Cuando el Gobierno de Caracas rechazó la presión en 1998, los sauditas inundaron el mercado y recuperaron la posición de exportadores líderes hacia EEUU y derrumbaron los precios. La alianza de Venezuela con Irán irritó más a los sauditas.

Ahora se percibe más la batalla por el predominio energético entre los grandes productores petroleros, debido al abrumador exceso de petróleo en el mercado y la pelea a cuchillo de grandes descuentos para quitarse los clientes, trasciende a los medios.
En el pasado, eran más discretos los petroleros y hasta la Opep en sus estatutos indicaba no “hacer trueques, proteger los precios, no hacer descuentos y respetar los mercados dependientes”. Ya eso no se cumple.

Algunos viejos petroleros que acompañaron a Juan Pablo Pérez Alfonzo, en sus viajes iniciales por el Medio Oriente, con un séquito de varios técnicos, en clase turista, en aquellos estrechos aviones DC 4, comentaban que al padre de la Opep lo motivó crear la organización, porque Arabia Saudita estaba quitándole mercado a Venezuela, con los grandes descuentos de su crudo livianos al mercado estadounidense.

“Es mejor incorporarlos en una organización mayor con los otros grandes productores como Irán, Irak, Kuwait y Arabia Saudita, que enfrentarnos en una guerra de precios”. Eso fue uno de los motivos de crear la Opep en 1960.

Pero si nos asomamos al informe del predominio enérgético, escrito por Edward L.Morse, (que es periodista petrolero, que habla español fluentemente y esta relacionado con Venezuela, y ahora es alto ejecutivo de CitiCorp) conjuntamente con otro periodista James Richard, experto en el negocio en Europa Oriental, Rusia y Asia Central), comprenderemos que los sauditas no han cambiado la estrategia, y eso explica porque se negaron a bajar la producción, cuando Venezuela pidió al cartel que bajara la producción para que subieran los precios, en diciembre de 2014.

Dice el informe “que en los años noventa cuando Venezuela desafió a Arabia Saudita al decidir elevar su producción al máximo, y aunque Venezuela tenía una cuota de producción de 2,3 millones de barriles diarios, el gobierno nacional se embarcó en una ambiciosa política, para triplicar su capacidad de producción.”

“El MEM y Pdvsa sabían que no podía hacer esto sólo, por eso inventaron reabrir la apertura petrolera a la inversión extranjera. En el invierno de 1996-97, Venezuela estaba produciendo 3 millones de barriles diarios, y hacia peligrar la posición de Arabia Saudita como principal abastecedor de crudos a Estados Unidos (además era el suministrador lógico, estratégico y geográfico).”
Y lo que vamos a decir es historia “En respuesta, Riad primero trató de negociar con el gobierno de Caracas y cuando la diplomacia falló, elevó su producción cerca de 1 millón de barriles diarios, provocando el derrumbe de los precios en 1998.

Las medidas del “gobierno de Riad fueron recias y efectivas. Al ordenar la caída de los precios, Arabia Saudita tuvo que soportar una dolorosa caída de ingresos, pero consiguió sus objetivos principales. Reafirmó su liderazgo en la Opep, recuperó su lugar como primer abastecedor de petróleo de Estados Unidos e indujo a los productores No-Opep, México y Noruega, a apoyar los objetivos de la Opep de elevar al máximo las ganancias.”

En la actualidad la obtusa política de eliminar el petróleo caro, empezando con la producción costa afuera, que representa el 10 por ciento de la producción mundial de 94 millones de barriles diarios, y de paso arrasa con la producción de Canadá y Brasil, con su extracción a 10.000 metros de profundidad, y arruinar el petróleo de lutitas (esquisto), que en 3 años elevó la producción estadounidense en 4 millones de barriles diarios y entró en el club de los tres grandes (Arabia Saudita, Rusia y EEUU) que cada uno de los tres producen entre 9 y 9,5 millones de barriles diarios.

Algo más significativo, ya EEUU si se lo propone no es dependiente del petróleo del Medio Oriente. Cuando el actual gobierno habló de producir 4 millones de barriles diarios en 2012, y ha estado moviendo la fecha hasta el 2019, es correcto que lo hagan. Pero no lo han logrado por incapacidad operativa, falta de recursos y mínimo acceso a las nuevas tecnologías.

Ahora se complica, tomando en consideración un despacho de Reuter, que señala que Pdvsa está pidiendo a sus socios de la Faja del Orinoco, Chevron, Repsol y ONGC, que paguen la nafta o los diluentes que necesitan, para la mezcla de los crudos extrapesados de la Faja con otros livianos, para hacerlos accesibles a las refinerías y poderlos exportar.

Arabia Saudita ha estado solicitando del Fondo Soberano que tiene en el Banco Mundial, volúmenes de 60.000 millones de dólares, porque está registrando un déficit impresionante en sus operaciones petroleras y esta planificando cobrar a precios internacionales el precio de la gasolina y el agua a sus residentes, así como privatizar grandes empresas estatales.

La posición de Venezuela, vinculándose ampliamente a Irán por motivos políticos irritó más a los sauditas. Pero las relaciones de Riad con Washington son mucho más complejas, de lo que aparentan. El 11 de septiembre complicó esas relaciones, y crearon suspicacias entre los dos gobiernos. De las 25 personas que participaron en las acciones de las torres gemelas de Nueva York, 19 eran ciudadanos de Arabia Saudita.

TC