Esta es la carta del estudiante Nixon Leal detenido desde mayo de 2014

A- A A+
febrero 18
/ 2016

El estudiante Nixon Leal, detenido durante el allanamiento al campamento del Pnud en mayo de 2014, quien lleva 1 año, 8 meses y 23 días detenido en el Sebin Helicoide, envió una carta al país, horas antes de su audiencia.

Lea aquí la carta:

Dicen que la clave de un futuro mejor, es que un gobernante gobierne para las generaciones futuras, es de ellos y también nuestro, el derecho a manifestarse de manera muy organizada y con un discurso muy coherente si ese anhelado “futuro mejor” está en peligro. Eso lo comparto con ustedes porque no hay que olvidar que cualquier ciudadano tiene libertad de palabra, libertad de expresión y derecho a manifestarse ante las malas políticas sustentadas en la inmediatez, el clientelismo de masas y sobre todo ante el “amiguismo político” que siempre antepone el interés individual antes que el colectivo; y eso está muy mal porque como decía Rafael Caldera (Primero Dios, Segundo Venezuela, Tercero la familia y de último los intereses personales). “OJO” no soy copeyano ni ando armando “chiriperos”, solo que si en esta vida todo lo bueno y lo malo ya se inventó, entonces ¿por qué no desechamos eso que está mal y tomamos lo que está bien para hacerlo posible? Si analizamos de forma genérica la situación política actual para poder establecer los movimientos que como equipo debemos realizar, si en realidad queremos hacer algo por el país, es fundamental tener en cuenta que estamos al borde de la anarquía y en medio de una crisis humanitaria (eso es lo más paupérrimo de todo), así como también hay que tener en cuenta que cada fuerza viva que hace vida política esté haciendo lo propio a su manera para que la gente pueda saber cómo abordar y reaccionar ante la crisis reinante. Sin reprochar a nadie y respetando los puntos de vista y opiniones de cada quien, pienso que el primer paso para resolver ante tal crisis, es sumarse a esta gesta independiente que como equipo quiere enderezar el rumbo torcido de Venezuela, primero pasando del discurso a la acción para luego unir esfuerzos con los grupos políticos del momento que dirigen la política nacional, opositora al régimen de Maduro.

El motivo de éstas sinceras líneas dirigida a venezolanos que creen y piensan en Venezuela, va más allá de realizar una simple manifestación o protesta, antes tenemos que establecer como meta la consolidación de un excelente equipo con caras nuevas y un nuevo discurso fortalecido en la acción para hacerle frente a todo lo que nosotros como venezolanos bien organizados, llenos de ideas, ganas, gallardía, inteligencia, diversidad y mucha determinación podemos hacer porque somos lo mejor de lo mejor. Es por eso que hoy todos ustedes quieren tomar la iniciativa por Venezuela y no por el interés vanidoso que envenena el alma y enloquece la mente; yo al igual que ustedes decidí tomar la misma iniciativa y por eso terminaron volviéndome un prisionero de mis ideas, pero eso no quiero que sea motivo para amilanarse o sentir miedo, al contrario; honor que me hacen mis adversarios al tenerme aquí por querer un futuro mejor, terminaron fortaleciendo mi espíritu y dándole forma a mis ideas. Es por eso que hoy puedo comunicarme por esta vía y decirles que ya en mí no hay odio, resentimiento o rencor que pueda sentir por quienes me
arrebataron mi libertad y destruyeron mi país de manera desproporcional. Después de todo lo que está ocurriendo hoy, me atrevo a dar las gracias a mis captores porque contribuyeron a formar lo mejor de lo mejor (USTEDES).

Les pido que aprendamos a ser un escalón que sirva de impulso y no un morral lleno de soberbia, ego e intereses personales que sirva de
carga cuando se quiera hablar de progreso, busquemos que el innovar y optimizar sean los aspectos fundamentales cuando se hable de Venezuela, logremos que la iniquidad que hoy reside en muchos dirigentes ya no sea un obstáculo cuando llegue la hora del debate para resolver los problemas de aquello que alguna vez se llamó (BIEN SOCIAL). Porque Jesucristo una vez nos dijo:

“Las palabras convencen, pero las acciones arrastran”

Ya no hay lugar para la culpa porque nuestros males provienen de nosotros mismos, mientras tengamos aire en nuestros pulmones siempre tendremos la oportunidad de reflexionar y decidir qué tan grandes y buenos podemos ser porque somos del tamaño de las metas que nos proponemos, sin importar que muchos hoy se muevan en la mentira con naturalidad, nosotros vamos a robustecer la verdad y comulgaremos con ella hasta el final.

Es indiscutible la admiración y el respeto que le tengo a cada uno de ustedes y no me despido sin antes dejar claro que el ser humano es sed de sus alcances, por eso me tomo el atrevimiento de citarles un pensamiento muy importante para la ocasión que de seguro les servirá para reflexionar nuevamente cuando piensen en las espeluznantes políticas de Nicolás Maduro;

“Por más poderoso que sea un dictador, solo es un hombre. No tengáis miedo”

San Juan Pablo II.

Quien escribe,
Nixon Leal

1 año, 8 meses y 23 días
Prisionero de mis ideas.

TC