¡Escándalo! El papa ordena devolver jugosa donación que hizo Macri

A- A A+
junio 12
/ 2016

El papa Francisco les pidió a los directores mundiales de Scholas Occurrentes, José María del Corral y Enrique Palmeyro, que devuelvan de inmediato la donación de $ 16.666.000 que el gobierno de Mauricio Macri hizo a la fundación pontificia por un decreto publicado en el Boletín Oficial el 30 de mayo último. Sin titubear, Del Corral y Palmeyro cumplieron con la orden papal.

Según pudo saber LA NACION de buenas fuentes del Vaticano, no bien se enteró de que el Gobierno había decidido donarle esa importante suma de dinero a Scholas -organización que trabaja para combatir la exclusión, a través de la educación, el deporte y el arte-, Francisco les escribió a Del Corral y Palmeyro una carta para pedirles que restituyeran inmediatamente ese monto. El malestar del Papa por la donación fue revelado ayer en el diario Perfil.

“El gobierno argentino tiene que acudir a tantas necesidades del pueblo que no tienen derecho a pedirle un centavo”, fue el argumento principal del tajante pedido de Jorge Bergoglio. Recordó en la misiva que cuando la obra es buena “Dios siempre provee a través de la Divina Providencia”.

El Papa escribió esta carta después de que se celebró en el Vaticano el VI Congreso Mundial de Scholas. Allí se anunció que el 10 de julio se jugará por primera vez en La Plata un partido de fútbol por la paz, en coincidencia con el Bicentenario. Y, en esa ocasión, el subsecretario de Culto, Alfredo Abriani, subrayó ante el Papa que se había hecho realidad un decreto presidencial para la implementación de la ley Scholas en la Argentina. La norma se publicó al día siguiente -lunes 30 de mayo- en el Boletín Oficial y se conoció la cifra donada a Scholas, de $ 16.666.000.

Conminados por Francisco a devolver la donación, los directores de Scholas enviaron el jueves pasado una carta al jefe de Gabinete, Marcos Peña, en la que pidieron suspender el aporte económico. “Teniendo en cuenta que hay quienes pretenden desvirtuar este gesto institucional […] con el fin de generar confusión y división entre los argentinos […], convenimos en suspender el aporte económico no reintegrable de $ 16.666.000, destinado a sufragar los gastos de personal, infraestructura y equipamiento de la sede central de nuestro país”, escribieron Palmeyro y Del Corral.

“Procuraremos obtener este necesario aporte en lo inmediato a través de los organismos multilaterales de crédito y de la ayuda de privados”, agregaron los directores, que conocen a Francisco desde sus tiempos de arzobispo de Buenos Aires, cuando juntos trabajaron en la red de Escuelas de Vecinos, antecedente de Scholas, la red que hoy une a más de 190 países del mundo.

En otra carta, a la que también tuvo acceso LA NACION, Peña acusó recibo de la virtual devolución del dinero. Y aclaró que “sin perjuicio de tomar nota de la suspensión planteada, ratificamos el compromiso de nuestro gobierno de acompañar a la Fundación en la importante tarea de impulsar y defender los valores de la paz, la inclusión y el encuentro de los jóvenes de todo el mundo”.

Fuentes del Gobierno no ocultaron su perplejidad ante este enorme malentendido, del que por lo bajo culparon a los directores de Scholas, Del Corral y Palmeyro.

“En función del compromiso asumido por el presidente Macri durante su encuentro con el Papa, en febrero pasado, cuando éste le pidió que apoyara a Scholas, fueron ellos quienes, más tarde, nos pidieron esa suma de dinero”, dijo una fuente.

“Esa suma fue calculada por ellos para hacer frente a los gastos para su sede central en Buenos Aires, los sueldos de 36 empleados y los gastos de equipamiento y de acondicionamiento de un inmueble en la ex Administración de Bienes del Estado”, agregó la misma fuente, que lamentó que se interpretara el apoyo del Gobierno a un proyecto educativo muy valioso como un intento del macrismo de “comprar” al Papa.

El legislador porteño y titular de La Alameda, Gustavo Vera, que viajó a principios de mes al Vaticano para una cumbre de jueces de todo el mundo sobre crimen organizado, fue el primero en hacer notar el malestar de Francisco por el decreto que otorgaba a Scholas una cifra demasiado alta. El Papa se enteró del importe a través de la prensa argentina. Tampoco cayó bien en Roma y en el gobierno argentino que la donación fuera interpretada como una “señal de distensión” de las relaciones del Vaticano con el Gobierno.

“Es muy feo hablar de que la distensión son $ 16 millones; no le hace bien al Papa”, dijo la semana pasada Vera a LA NACION. “Lo que Francisco espera del Gobierno es lo que dijo el cardenal Poli durante el tedeum del 25 de Mayo: una mesa de diálogo. Y esto no se arregla con 16 millones, ni con 160 millones, ni con 1660 millones”, agregó el legislador porteño.

Lo cierto es que los $ 16.666.000 no se entregaron, ya que, según pudo saber LA NACION, nunca se puso en marcha ningún proceso para girar el dinero, algo que habría implicado varios pasos administrativos que tampoco llegaron a concretarse.

El papa Francisco recibió ayer a Lidia Guerrero, la madre de Víctor Saldaño, el único argentino condenado a la pena de muerte en Estados Unidos. “[El Papa] me dijo que rezaba por él y que lo tiene en su corazón”, señaló Guerrero a Télam. El encuentro fue en la Biblioteca del Palacio Apostólico del Vaticano. “Tengo fe de que va a poner todo su empeño, como en todos los asuntos que trata, y va a tratar de ayudarnos en el caso de mi hijo”, agregó la mujer. Saldaño está condenado a la pena capital desde 1996.

 

LN