¡Entérese! Madonna irritó a sus fans en Australia

A- A A+
marzo 21
/ 2016

Madonna cerró ayer su gira mundial Rebel Heart en Sidney y pese a la enorme expectativa que había generado con esta visita, tras 23 años ausente de Australia, se convirtió en noticia por haber irritado a gran parte de sus fanáticos. Los argentinos, que ya tuvimos varias veces a la reina del pop en nuestras tierras, sabemos que se hace esperar para salir al escenario. Pero según los informes que nos llegan desde el país oceánico, esta vez llevó su corazón rebelde hasta el paroxismo.

En el recital de despedida en Sidney, miles de fans esperaron durante tres horas bajo la lluvia antes de poder ver sobre el escenario a la cantante. También hubo largas esperas en los otros cinco conciertos que ofreció en Australia, entre el 12 y 20 de marzo en las ciudades de Melbourne y Brisbane antes de llegar a Sidney.

La indignación del público se hizo sentir: hubo quienes pagaron 350 dólares para verla y no pudieron quedarse hasta el final porque el retraso del espectáculo les complicó el regreso a casa: “Nos quedábamos sin tren para volver”, dijeron algunos.

Pero el enojo no tuvo que ver sólo con la impaciencia. Hubo episodios que desataron polémicas: la semana pasada, Madonna subió al escenario a una persona del público, hizo comentarios despectivos sobre ella, le quitó el corsé que llevaba y dejó su pecho al descubierto. Un par de días antes, Madonna se cayó durante el show de un pequeño triciclo. Los fans se preguntaban después si estaba ebria. “Bueno gente, yo no bebo. Pero como me han acusado de ser alcohólica, ahora comienzo”, bromeó en el concierto del sábado.

Algunos medios especularon con el mal momento que podría estar atravesando la cantante. En medio de la gira estalló la disputa con su ex marido, el director Guy Ritchie (de 47 años), por su hijo Roccco, de 15 años. Tras el inicio de la gira en septiembre en Estados Unidos y Canadá, el joven decidió mudarse con su padre a Londres. Antes vivía con Madonna en Nueva York. Y ella no quiere aceptarlo. “No tengo ganas de escuchar recriminaciones de que me vine abajo”, señaló Madonna. “Es completamente normal que una madre eche de menos a su hijo… Qué bien que tengo sentido del humor, porque no lo sobreviviría”.

 

 

 

LN