¡Entérese! Científicos descubren una posible cura contra la infecundidad

A- A A+
marzo 19
/ 2016

Un grupo de científicos de la Universidad de California (Estados Unidos) ha descubierto cómo se produce la fecundación en los óvulos de las mujeres.

La doctora Melissa Miller, la investigadora posdoctoral a cargo del ensayo, ha explicado que “la fertilización es un deporte de equipo” en el que los primeros espermatozoides “atraviesan las células de protección” del óvulo, mientras que un espermatozoide que llega después “es el que penetra en el ovocito”. De este modo, no es cierto que “el espermatozoide más rápido y poderoso” tenga siempre más posibilidades de ganar, informa ‘The Telegraph’.

Para averiguar los detalles del proceso, una técnica desarrollada durante cinco años permitió que los investigadores instalaran unos electrodos diminutos en la cola de algunos espermatozoides para registrar su reacción a distintas sustancias.

Primero, se confirmó que la sustancia que activa al semen para poder engendrar vida es la hormona femenina llamada progesterona, que elaboran en grandes cantidades los óvulos. A continuación se pudo ver que la célula masculina pierde su cola en respuesta a una señal que pasa por un canal de calcio que tiene. Finalmente, se detectó el receptor que procesa esta información por medio de una enzima presente en el semen, denominada ABHD2.

En su conjunto el mecanismo puede ser considerado como una especie de interruptor de la fecundación, cree el equipo científico de California. Sus datos pueden ayudar a crear un fármaco anticonceptivo apto tanto para hombres como para mujeres. Por otro lado, también permiten elaborar un novedoso tratamiento de fertilidad, un modo de reactivar el mencionado receptor en los espermatozoides por si este falla.

Actualmente los médicos son incapaces de determinar las causas de casi el 80% de los casos de esterilidad masculina. A su vez, aproximadamente en la mitad de las parejas estériles la culpa de la infertilidad es que el semen no es lo suficientemente activo. En parte eso se debe a que hasta ahora se sabía muy poco sobre la manera como el esperma interactúa con los óvulos y en qué situaciones el proceso de fecundación termina con éxito.

ART