Enrique Iglesias envuelto en un escándalo político en Estados Unidos

A- A A+
junio 08
/ 2016

Aunque el concierto que Enrique Iglesias ofreció el pasado mes de diciembre con motivo del festival navideño de McAllen -municipio de 136.000 habitantes situado en la frontera entre Texas y México- fue un éxito rotundo al congregar a más de 15.000 personas, el espectáculo ha dado lugar ahora a una confrontación política de grandes proporciones a cuenta del elevado gasto que habría supuesto para el ayuntamiento contratar al famoso cantante.

El controvertido asunto salió a la luz esta semana cuando la emisora local KGBT informó de que el consistorio habría invertido unos 771.000 dólares en la organización del evento, de los cuales dos tercios habrían ido a parar únicamente a los preparativos del concierto.

Aunque el mismo medio asegura que la iniciativa generó finalmente unos beneficios netos de 5.500 dólares, el hecho de que el ayuntamiento se niegue a desvelar la cantidad exacta que habría desembolsado para ello ha enfadado a buena parte de la opinión pública local.

“Cuando nuestros gobiernos municipales gastan el dinero que proviene de nuestros impuestos y del duro trabajo de nuestros ciudadanos y después se amparan en la ley para negarnos nuestro derecho a saber dónde se destinan, podemos decir que se nos ha estafado. No estoy dispuesto a tolerar la falta de transparencia”, escribió en varios mensajes de Twitter Terry Canales, diputado de la asamblea legislativa de Texas, utilizando el hashtag #Iglesias para crear un debate viral.

Lejos de limitarse a exponer sus argumentos sobre el gasto público, el parlamentario no ha dudado en recordar a sus seguidores que en la ciudad de McAllen también corre el rumor de que el propio ayuntamiento había sufragado los costes del desplazamiento de Enrique Iglesias en jet privado desde su España natal.

“Corre el rumor de que McAllen ha tenido que pagar por el avión privado que trajo a Enrique Iglesias desde España. Los contribuyentes tienen el derecho a saber si es verdad o no”, publicó en su perfil de la red social.

Mientras que el gobierno municipal ha respondido a la polémica generada asegurando que no puede desvelar la cifra exacta que habría invertido para que la ciudad no acabe en una situación de “desventaja competitiva” a la hora de planear otros eventos de este tipo, el intérprete español ha preferido directamente guardar silencio sobre el tema.

“Muchas gracias, McAllen, gracias por todo y ¡felices navidades!”, reza el tuit que compartió un día después de su actuación en diciembre, la única referencia que ha hecho hasta el momento de su ahora cuestionado espectáculo.

EO