Elimina la placa dental con este fabuloso remedio hecho en casa

A- A A+
junio 26
/ 2016

Esa capa amarillenta que se va formando en la superficie de los dientes es lo que se conoce como placa dental.

Es un residuo de partículas de alimentos, azúcar y saliva que se combinan en la boca y que sirve como alimento para las bacterias y los gérmenes.

Se comienza a desarrollar desde el primer momento en que llevamos alimentos a la boca y no tenemos una correcta higiene bucal.

Suele adherirse con facilidad en las piezas dentales, aunque también afecta las encías y la lengua, sobre todo cuando no se desinfectan.

El problema que acarrea no solo es estético, sino también de salud, ya que los microorganismos crecen en un ambiente perfecto y originan infecciones difíciles de tratar.

Si bien al principio es fácil de eliminar, el no actuar a tiempo hace que se forme una capa gruesa conocida como sarro.

Debido a esto, es primordial reforzar los hábitos de limpieza y procurar remover al máximo todos los residuos.

A continuación queremos compartir algunos remedios naturales que pueden ayudar a solucionar este problema.

Aceite de coco y bicarbonato de sodio

El aceite de coco se ha reconocido como un potente antimicrobiano que puede destruir varios de los microorganismos que se desarrollan en la boca.

Combinado con un poco de bicarbonato de sodio nos da como resultado una interesante pasta dental que reduce la presencia de placa, bacterias y mal aliento.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de aceite de coco sólido (30 g)
  • 2 cucharadas de bicarbonato de sodio (20 g)
 ¿Cómo prepararla?
  • Vierte el aceite de coco sólido en un recipiente y mézclalo con el bicarbonato de sodio hasta obtener una pasta cremosa.
  • Toma una pequeña cantidad de pasta con el cepillo de dientes y aplícalo sobre las piezas dentales como si fuese la crema habitual.
  • Masajea durante tres minutos y enjuaga con abundante agua.
  • Úsala una vez al día, todos los días.

Sal y bicarbonato de sodio

Las propiedades antisépticas de la sal combinadas con el bicarbonato de sodio nos dan como resultado un enjuague natural para neutralizar el crecimiento bacteriano y reducir la formación de sarro.

Este permite limpiar las mejillas y reducir la placa blanca que se va formando en la lengua.

Ingredientes

  • 1 cucharada de bicarbonato de sodio (10 g)
  • ½ cucharadita de sal (3 g)
  • 1 vaso de agua (200 ml)

¿Cómo prepararlo?

  • Pon a calentar el agua y agrégale el bicarbonato de sodio y la sal.
  • Remueve con una cuchara hasta que se disuelvan por completo y, cuando esté a una temperatura adecuada, realiza buches durante un minuto después del cepillado.
  • Escupe el líquido y úsalo una vez al día.

Aloe vera

El gel que contiene el aloe vera tiene propiedades antibacterianas que alteran el ambiente ácido que necesitan los microorganismos para crecer en la boca.

Su jugo natural balancea el pH y evita la formación de capas amarillentas y desagradables.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de gel de aloe vera (30 g)
  • ½ taza de agua (125 ml)

¿Cómo prepararlo?

  • Coloca los dos ingredientes en la licuadora y bátelos unos segundos para que queden bien integrados.
  • Realiza buches con la preparación, preferiblemente dos veces al día, después del cepillado.

Fresas y aceite de coco

Una pasta de fresas y aceite de coco no solo disminuye la placa en los dientes, sino que ejerce un efecto blanqueador.

 Como resultado reducirás la formación de sarro y las manchas amarillentas causadas por los colorantes de algunos alimentos.

Ingredientes

  • 3 fresas
  • 1 cucharadita de aceite de coco (5 g)

¿Cómo prepararlo?

  • Tritura las fresas y combina la pulpa con una cucharadita de aceite de coco.
  • Pon la pasta sobre el cepillo dental y realiza el cepillado usual, como si se tratara del dentífrico común.
  • Enjuaga con agua y repítelo todos los días.

Aceite esencial de limón

l aceite esencial de limón elimina las bacterias que causan el mal aliento y controla la formación de placa amarilla sobre los dientes.

Ingredientes

  • 5 gotas de aceite esencial de limón
  • ½ taza de agua (125 ml)

¿Cómo prepararlo?

  • Vierte las gotas de aceite esencial de limón en el agua y úsalo como enjuague bucal después de cada cepillado.
  • Empléalo, como mínimo, una semana seguida para mejorar la salud oral.

Como complemento a estos remedios naturales no olvides usar un cepillo suave, seda dental y todas las herramientas necesarias para una completa higiene bucal.

Además, procura visitar regularmente al dentista para chequear que todo está en orden.

MCS