El trabajo de los venezolanos al llegar a Trinidad & Tobago

A- A A+
mayo 11
/ 2016

El diario The Guardian de Trinidad y Tobago ha publicado un reportaje sobre la llegada “cautelosa” de venezolanos a la vecina isla bajo el nombre de “Venezuelans cautious entering Cedros, Icacos” (en inglés) donde reseña el aumento de la presencia de venezolanos al sur de Trinidad, principalmente en Cedros, Icacos y en San Fernando que se dedican a la buhonería.

Señala The Guardian que los venezolanos, hombres y mujeres, pagan unos 60.000 bolívares por el pasaje en ferry desde Venezuela, el equivalente a unos 100 dólares estadounidenses, para viajar a Trinidad. “llegan unos 350 al mes al puerto de Cedros” según fuentes de inmigración que pidieron no ser identificadas, escribe el diario. Ese mismo viaje cuesta unos 1.200 dólares trinitarios hacia Venezuela, pero “son muy pocos los trinitarios que toman el pasaje” señaló la misma fuente.

Mohan Seraj, un habitante de Cedros de 58 años de edad, dijo que “algunos días se pueden ver a decenas de venezolanos en largas filas con sus mesitas vendiendo ropa, calzados, joyas, adornos y hamacas“. Preguntado por The Guardian afirmó que sus “precios comienzan en unos 100 dólares trinitarios“.

Durante la visita a Cedros el viernes pasado, The Guardián se reunió con dos mujeres venezolanos que estaban vendiendo artículos que trajeron de Venezuela.

Cuando se le pidió comentar por qué fueron allá para vender, las mujeres de habla hispana se negaron a responder. Sin embargo, un amigo cercano a ellas dijo que debido a la crisis económica venezolanos “vienen aquí sobre una base diaria para comercializar sus productos por dinero en un intento de mejorar sus medios de vida de vuelta en Venezuela“.

“Algunos de ellos vienen por un día o dos. Algunos de ellos se quedan durante meses. A veces alquilan una habitación de alguien aquí por TT $ 250 por día, algunos habitantes de aquí en Cedros sienten lástima por ellos y los albergan en sus hogares de forma gratuita. Algunos de ellos se van a otras zonas en Trinidad y se quedan permanentemente, de manera ilegal“, dijo un habitante de Cedros.

Venezolanos en Trinidad y Tobago

“Vienen a vender ya sea aquí en Cedros o Point Fortin o tan lejos como San Fernando. ¿Qué se puede hacer realmente? Están desesperados y en busca de un medio para sobrevivir. No se les puede culpar por tratar “, agregó el aldeano.

Cuando se le preguntó cómo es la lucha de los guardacostas contra entrada ilegal de venezolanos y cuántos de ellos han sido detenidos o enviados de vuelta cuando son interceptados en alta mar cuando intentan llegar a T & T con drogas o armas o municiones a cambio de alimentos y cosas para bebés, el oficial de asuntos públicos Lt comandante Kirk Jean-Baptiste se limitó a decir:

“Los venezolanos han estado en el comercio por mar durante décadas sobre décadas, mucho antes que usted y yo naciéramos y continúa. El comercio no termina. Supongo que ahora que hay una situación económica y que, probablemente, ha hecho que se intensifique el comercio, ya que necesitan comer, pero no hay nada extraño en esos movimientos en función que ellos comercien y se devuelvan“.

Un correo electrónico con numerosas preguntas enviadas a la embajadora de Venezuela Coromoto Godoy-Calderón la semana pasada no obtuvo respuesta. Varias llamadas a la Embajada de Venezuela en un intento de hablar con ella no tuvieron éxito e invariablemente respondieron que no estaba en la oficina, escribió The Guardian.

Las estadísticas de la llegada

De acuerdo con los datos oficiales más actuales, las llegadas de Venezuela aumentaron en 6.000 personas entre 2013 y 2014, cuando saltaron de 15.008 en 2013 a 21.052 en 2014.

LP