El té de jengibre es el aliado perfecto para perder peso

A- A A+
febrero 06
/ 2016

El jengibre tiene más beneficios de los que te imaginas, y tomarlo en té ayuda a bajar de peso además de mantenerte sana. El portal de salud y variedad femenina actitudfem.com reseña la importancia de la planta como alimento saludable y coadyuvante para varias molestias que padecen las mujeres. Acá te anexamos el material para que lo tomes en cuenta y decidas mejorar tu salud:

El té de jengibre te ayuda para:

Nuevos estudios han demostrado que el jengibre ayuda a prevenir y combatir el cáncer, especialmente el de ovario.
Si padeces del síndrome de intestino irritable el jengibre te ayuda a aliviar los síntomas.
También ayuda a prevenir la pérdida de células cerebrales que provoca el Alzheimer.

Y como estimulante de perdida de peso

Ayuda a digerir mejor la comida si lo tomas antes de cada alimento. Estimula los jugos gástricos para que todo pase más rápido y no se fermente en tu tracto digestivo.
Funciona como un quemador de grasa natural. Tomar jengibre ayuda a que el peso que pierdas sea de grasa y no simplemente agua.
Te ayuda a sentirte más llena.
Ayuda a manejar los niveles de glucosa. Esto no sólo te permite bajar de peso, también te mantiene más despierta durante el día.
Disminuye la inflamación y el gas para que tu abdomen se vea más plano casi instantáneamente.
Mejora tu metabolismo.

Por si fuera poco, como el jengibre mejora tu circulación también le da un empujón a tu vida sexual.

Aquí la preparación:

Puedes comprar el jengibre natural en el supermercado. Lávalo bien para quitarle toda la tierra y pélalo si lo deseas (si está bien lavado puedes dejarlo sin pelar). 100 gramos de jengibre te rinden para aproximadamente 3 tazas de agua (si te parece muy fuerte el sabor lo puedes diluir después).

Una vez que esté limpio pica o ralla el jengibre.

Hierve las tres tazas de agua y agrega una cucharada de lo que picaste. Reduce el fuego para que no burbujee y déjalo reposar por 15 minutos. Apaga, espera otros 5 minutos y usa un colador para quitar los pedacitos antes de servir.

El té se puede tomar caliente o frío y lo puedes guardar en el refrigerador hasta por tres días. Te recomiendo tomar un vasito de agua antes de cada comida o, si es demasiado para ti, con el desayuno. Vuélvelo parte de tu rutina, le puedes agregar limón y un poquito de miel de abeja si lo deseas.

Como tip extra, también reduce los cólicos menstruales.

El jengibre tiene más beneficios de los que te imaginas, y tomarlo en té ayuda a bajar de peso además de mantenerte sana. El portal de salud y variedad femenina actitudfem.com reseña la importancia de la planta como alimento saludable y coadyuvante para varias molestias que padecen las mujeres. Acá te anexamos el material para que lo tomes en cuenta y decidas mejorar tu salud:

El té de jengibre te ayuda para:

Nuevos estudios han demostrado que el jengibre ayuda a prevenir y combatir el cáncer, especialmente el de ovario.
Si padeces del síndrome de intestino irritable el jengibre te ayuda a aliviar los síntomas.
También ayuda a prevenir la pérdida de células cerebrales que provoca el Alzheimer.

Y como estimulante de perdida de peso

Ayuda a digerir mejor la comida si lo tomas antes de cada alimento. Estimula los jugos gástricos para que todo pase más rápido y no se fermente en tu tracto digestivo.
Funciona como un quemador de grasa natural. Tomar jengibre ayuda a que el peso que pierdas sea de grasa y no simplemente agua.
Te ayuda a sentirte más llena.
Ayuda a manejar los niveles de glucosa. Esto no sólo te permite bajar de peso, también te mantiene más despierta durante el día.
Disminuye la inflamación y el gas para que tu abdomen se vea más plano casi instantáneamente.
Mejora tu metabolismo.

Por si fuera poco, como el jengibre mejora tu circulación también le da un empujón a tu vida sexual.

Aquí la preparación:

Puedes comprar el jengibre natural en el supermercado. Lávalo bien para quitarle toda la tierra y pélalo si lo deseas (si está bien lavado puedes dejarlo sin pelar). 100 gramos de jengibre te rinden para aproximadamente 3 tazas de agua (si te parece muy fuerte el sabor lo puedes diluir después).

Una vez que esté limpio pica o ralla el jengibre.

Hierve las tres tazas de agua y agrega una cucharada de lo que picaste. Reduce el fuego para que no burbujee y déjalo reposar por 15 minutos. Apaga, espera otros 5 minutos y usa un colador para quitar los pedacitos antes de servir.

El té se puede tomar caliente o frío y lo puedes guardar en el refrigerador hasta por tres días. Te recomiendo tomar un vasito de agua antes de cada comida o, si es demasiado para ti, con el desayuno. Vuélvelo parte de tu rutina, le puedes agregar limón y un poquito de miel de abeja si lo deseas.

Como tip extra, también reduce los cólicos menstruales.

VF