El golpe del ministro de la Defensa ; Por César Miguel Rondón

A- A A+
abril 26
/ 2016

“Hay un golpe en desarrollo. Ya lo ha denunciado el presidente Nicolás Maduro. Basta con ver las reacciones internacionales, las corporaciones mediáticas actuando, las reacciones del Club de Madrid, el Parlamento Europeo, los voceros de Estados Unidos, el mismo presidente Obama, cuando ha dado luz verde al decir que este es un gobierno ilegitimo, que los venezolanos nos merecemos un gobierno legítimo, más legitimo. Eso es un golpe de estado ya en marcha”.

Quien eso dice es un general perfectamente uniformado, cuyo pecho brilla, relumbra de tanta condecoración que tiene encima. Es el General en Jefe Vladimir Padrino López, Ministro de la Defensa y Comandante del CEO, declarando ayer en televisión. “Hay un golpe de estado en desarrollo”, ha dicho el general, pero los golpes de estado los suelen dar las Fuerzas Armadas, y solo ellas. Es un hecho histórico reiterado hasta el colmo de la desgracia en la América Latina y en tantos otros rincones del planeta.

General, cuando usted alude al llamado Club de Madrid, al Parlamento Europeo, al presidente Obama, usted está aludiendo a instancias civiles, políticas, lejos, muy lejos de nuestro país. Si hay un golpe de estado, éste solo es posible aquí en nuestro país y con el concurso de la Fuerza Armada Bolivariana, que, por cierto, está bajo su control. Insólito. Su caso quizá sea inédito. Confieso que jamás había oído de un General, Ministro de la Defensa para más relevancia, que dijera que hay un golpe de estado en desarrollo. Y es que si lo hay, general, y usted no lo puede controlar, lo primero que debería hacer es renunciarle al presidente Maduro, porque ya se ha reconocido como incapaz.

Pero sabemos que esto no es más que discurso. Una más de tantas frases huecas. Un golpe de estado más. ¿Cómo va a haber un golpe de estado militar contra un gobierno militar?

Ahora bien, si usted cree que hay un golpe de estado, general Padrino López, ¿por qué no mira, en lugar de ir tan lejos como el Parlamento Europeo, aquí cerquita, en la sede del CNE, en pleno centro de la ciudad de Caracas? Allí está una señora que, por sus acciones, usted la podría asumir como una real golpista. Su nombre: Tibisay Lucena. Dicha señora, presidente del Consejo Nacional Electoral, a la fecha de hoy no ha dado todavía las planillas para poder convocar al Referéndum Revocatorio que está establecido en la Constitución. No solo eso. Un grupo de diputados -electos por la voluntad popular, cosa que nunca ocurrió con la señora Lucena- protesta, de manera ciertamente desesperada porque es la que obliga la situación actual, pero en todo caso protesta legítima y legal por demás, para que se entreguen las planillas. Pero la reacción de la señora Lucena, inaceptable, obscena y peligrosa, ha sido afirmar que los diputados en cuestión están abusando de su inmunidad.

Señora Lucena, aquí la única que está abusando es usted. Está abusando de la paciencia, de la cordura, del civismo, de la fe del pueblo venezolano. Lo que está en juego es muy grave. Y si aquí pasa algo realmente lamentable e imperdonable, usted va a estar entre los primeros responsables de la lista. Y quizá también esté el General Padrino López, por no haber superado y resuelto el temita ese del golpe de estado en perpetuo desarrollo que nunca se resuelve.