¡El colmo! Prensa cubana acude al racismo para atacar a Obama

A- A A+
marzo 30
/ 2016

Tras la visita del presidente Barack Obama a Cuba, la prensa estatal de la isla no ha escatimado críticas, en lo que muchos consideran una estrategia para contrarrestar la popularidad del primer presidente estadounidense que arriba a la isla en ocho décadas.

Pero activistas e intelectuales cubanos han reaccionado airadamente a un artículo, por ir demasiado lejos y traspasar las barreras del respeto debido a un mandatario.

Nada menos que con el titular “Negro, ¿tú eres sueco?” publicó el periódico Tribuna de La Habana un artículo de opinión la semana pasada en el que recrimina a Obama por incitar a la “rebeldía y el desorden” en su discurso televisado desde el Gran Teatro de La Habana, en el que llamó a Raúl Castro a no temer “a las diferentes voces del pueblo cubano y a su capacidad de hablar, de reunirse y de votar por sus líderes”.

Obama “sin importarle la acogida de los anfitriones y su condición de invitado, mucho más allá del reconocimiento, optó por criticar y sugerir, con sutilezas, en una velada, pero a la vez inconfundible, incitación a la rebeldía y el desorden, sin importarle estar en morada ajena. No cabe dudas, a Obama se le fue la mano. No puedo menos que decirle —al estilo de [el comediante cubano] Virulo— “¡Pero Negro, ¿tú eres sueco?!’ ”, escribió el periodista de origen afrocubano, Elías Argudín.

Indignadas, varias voces cubanas calificaron el artículo como abiertamente racista.

El escritor y ensayista Víctor Fowler confesó haberse quedado “paralizado… al descubrir que el “negro” así interpelado es nada menos que Barack Obama, el presidente de Estados Unidos que acaba de visitarnos”.

Mientras el médico Alberto Roque, activista por los derechos de la comunidad LGTB y antiguo colaborador del CENESEX dirigido por Mariela Castro, escribió en su blog que el artículo le parecía “rampantemente racista” y que se encontraba alarmado de que “fuese escrito por una persona de piel negra y que se publicase en un diario controlado por el Departamento Ideológico del Partido Comunista de Cuba”.

Fowler consideró al artículo como un “ejemplo de bajeza moral…digno de antología” y “una de las peores muestras que ha sido posible encontrar para que el mundo vea la ausencia de racismo en Cuba”.

Este mismo lunes, en una de sus “reflexiones”, el antiguo gobernante cubano Fidel Castro, había reprochado al “hermano Obama” no haber reconocido en su discurso que “la discriminación racial fue barrida por la Revolución”.

Inmediatamente después del discurso en el Gran Teatro de La Habana, la prensa oficial cubana se volcó a contrarrestar su impacto en la población con críticas que iban desde cuestionar que Obama no pidiera “perdón” a Cuba por los daños del “bloqueo” y las “acciones terroristas” hasta que usara un “teleprompter” para leer sus discursos.

“Control de daños” le llamó Fowler, quien añade que “casi parece que hayan estado horas calculando la manera más denigrante de referirse a un líder político al que se le considera enemigo y que, además, es negro”.

Por su parte la activista Sandra Álvarez, autora del blog Negra Cubana tenía que ser que publicó las reflexiones de Fowler, consideró que emplear a Argudín para escribir semejante artículo tenía la intención de “poner a una persona negra en el ‘rol de racista’ y publicar el artículo en la prensa en papel. Sin dudas, un movimiento premeditado que intenta manipularnos porque ‘si lo dice un negro debe ser así’ ”.

Álvarez opinó que lo “más deleznable es que pretende que nos fajemos entre nosotros, gente negra”.

En un homenaje organizado por el PCC por el 35 aniversario del periódico en el 2015, Argudín fue seleccionado como “trabajador destacado” de ese medio.

Aunque en la mañana de este miércoles todavía podía leerse el artículo en el sitio digital del periódico, al mediodía ya no estaba disponible. La presión de los activistas y las quejas de la población, algunas incluso en el propio portal digital, forzaron al periódico a retirarlo.

 

 

ENH