Saltar al contenido

EEUU le pone el ojo a nuevo guiso en Venezuela por 4.500 millones de dólares

26 noviembre, 2019

Los hermanos venezolanos Luis Oberto e Ignacio Oberto, ambos vinculados a un presunto esquema de corrupción en Pdvsa están siendo investigados por el Departamento de Justicia de Estados Unidos. Este nuevo caso de lavado de dinero podría haberle costado a la nación al menos unos 4.500 millones de dólares en fondos malversados.

El nuevo caso parece ser el más grande de ese tipo realizado en los Estados Unidos hasta el momento. Fuentes declararon al diario El Nuevo Herald que los hermanos Oberto se encuentran bajo sospecha de haber acumulado una inmensa fortuna a través de empresas fantasmas que otorgaban préstamos en bolívares a Pdvsa al tipo de cambio preferencial. A las pocas semanas eran pagados en dólares u otras monedas duras.

En otro caso, estos empresarios aparecen vinculados a los hijastros de Nicolás Maduro. Presuntamente lograron obtener en pocas semanas un pago de 600 millones de dólares de Pdvsa para pagar un préstamo en bolívares que ascendía a solo 42 millones de dólares.

Según las investigaciones del caso, los reembolsos por los préstamos fueron enviados a nombre de las empresas fantasmas a Suiza con la ayuda de un banquero en ese país llamado Charles Henry De Beaumont, que trabajaba con el banco CBH Compagnie Bancaire Helvetique S.A. en Ginebra.

Los hermanos, quienes no han sido acusados formalmente, están siendo representados por dos de los más prominentes abogados del sur de la Florida. En un comunicado conjunto, Ed Shohat, quien representa a Luis Oberto jr., y David O. Markus, que defiende a Ignacio Oberto, dijeron que sus clientes “no han hecho nada malo”.

Al centro de la investigación federal se encuentra el presunto uso por parte de los hermanos de dos compañías fantasmas. Se trata de Violet Advisors S.A. y Welka Holdings Limited. Estas empresas otorgaban préstamos artificiales a Pdvsa en el 2012 y pagaron sobornos para conseguir los contratos.

La trama de corrupción

Los funcionarios de Pdvsa transfirieron el reembolso de los pagos a través del Banco Espirito Santo a diferentes cuentas pertenecientes a los hermanos entre 2012 y 2014, agregaron las fuentes.

Las investigaciones señalan que Charles Henry De Beaumont también ayudó a los hermanos a mover fondos ilícitos de Pdvsa desde Suiza a bancos estadounidenses, incluyendo Miami, así como a cuentas en el Caribe.

Otros conspiradores no identificados bajo la investigación de las autoridades también recibieron pagos por su presunta participación en el esquema de corrupción y lavado de dinero.

En un comunicado, CBH Compagnie Bancaire Helvetique dijo que las estrictas leyes suizas prohíben que el banquero privado confirme si los hermanos Oberto son sus clientes.

Sobre los hermanos Oberto

Los hermanos Oberto es solo el último caso que involucra la participación de la clase de élite de Venezuela. Pesquisas previas han involucrado al ex tesorero nacional de Venezuela, Alejandro Andrade, al magnate de televisión Raúl Gorrín y al acaudalado empresario Francisco Convit Guruceaga, todos ellos hombres de confianza del fallecido presidente Chávez y de Maduro.

De los dos hermanos, Luis, el mayor, tiene el perfil más alto. Con solo 43 años y una reputación formidable en la banca y en el mercado de valores ha logrado lucrativos acuerdos de préstamos y de emisión de bonos con el gobierno venezolano. Su esposa, María Graciela Gill, es hija de uno de los principales banqueros de Venezuela.

Oberto Jr. posee lujosos apartamentos de gran altura en el East Side de Manhattan y en un complejo de bienestar en Miami Beach. A Oberto Jr. le apasiona el coleccionismo de obras de arte, como también es el caso de su padre, Luis Oberto Sr., un banquero que donó una colección de obras de arte, carteles y fotografías venezolanas de la década de 1960 al Museo de la Biblioteca de Arte Moderno de Nueva York. Pero no todo es perfecto en el mundo enrarecido de Oberto Jr. y de su hermano menor, Ignacio, de 36 años, quien también posee un condominio en el Carillon Miami Wellness Resort en Miami Beach.

Ambos han sido investigados en los últimos dos años por las autoridades federales, que están reuniendo lotes de correos electrónicos, registros bancarios y declaraciones de testigos cooperantes que apuntan a que los hermanos supuestamente malversaron miles de millones del gobierno de Venezuela al pagar sobornos a funcionarios y luego trasladar los fondos a Europa y, finalmente, a Estados Unidos, según fuentes familiarizadas con la investigación.

Los fiscales del Departamento de Justicia han pedido a las autoridades suizas que obtengan registros bancarios que reflejen las transferencias de fondos presuntamente ilícitos de las cuentas de la compañía petrolera nacional venezolana con el Banco Espirito Santo a las cuentas de los hermanos en Compagnie Bancaire Helvetique y varios otros bancos suizos.

Fuente:Runrunes