Dos voceros de guardia ; Por César Miguel Rondón

A- A A+
mayo 11
/ 2016

La noticia del día, no es tal noticia. Que el Ejecutivo prorrogue por quince días más el decreto de emergencia eléctrica era algo esperado. Si algo es débil en este gobierno es su palabra, no tiene ningún crédito. Cuando Nicolás Maduro lanzó ese decreto reduciendo la jornada laboral, dizque para ahorrar energía, ya sabíamos que el decreto duraría bastante más de lo previsto. Por ahora son dos semanas más, pero no nos extrañe que sea un mes más, o dos o tres… Todo esperando la lluvia. Como dijimos en una oportunidad, el gobierno nos convirtió en una sociedad primitiva, de esas que le rezaban al dios de la lluvia para poder vivir. Nosotros estamos igual, esperando una lluvia para poder tener electricidad.

Sin embargo, leo en El Nacional: “Expertos consideran que en vez de castigar a los usuarios, el gobierno debió tomar en el año 2015 la previsión de incorporar más electricidad del parque térmico para compensar la menor generación desde el Guri, afectado por la sequía.” Inclusive Héctor Navarro reveló que, siendo él Ministro de Energía, desde el año 2013 ya sabían que esto iba a ocurrir, y no se tomaron las previsiones. A todas estas, agréguele usted lo que ha costado en dineros sucios y limpios el tema de la cuestión eléctrica. En RunRuneshoy leo un reportaje de Transparencia Venezuela que afirma: “Corpoelec fue el ente adscrito a la cartera eléctrica con más presupuesto en el 2015”. La bicoca de Bs. 122.744.116.034.

Pero lo que nos llama la atención, y esto sí es noticia, es que quien hace el anuncio es Tareck El Aisami. Y usted se preguntará, ¿por qué el gobernador del Estado Aragua hace un anuncio nacional? En El Universal nos informan: “La medida la ofreció el Gobernador del Estado Aragua, de guardia en el puesto de Comando Presidencial” ¿Qué disparate es este? Hay en el Palacio de Miraflores un Puesto de Comando Presidencial que no lo maneja el presidente, lo manejan unos individuos que, nos enteramos ahora, cumplen “guardias”. A ver, ¿desde cuándo funciona este Puesto de Comando Presidencial? ¿Quiénes son los seleccionados y/o privilegiados que montan esas guardias? ¿Quién los escoge y con qué criterios? Y, sobre todo, lo que más nos interesa saber: cuando ellos están de guardia, ¿qué hace el presidente? Porque el país eligió fue a un presidente que se supone debe encargarse de las cosas de la nación. Pero éstas, por lo visto, lo han desbordado tanto que tiene que convocar a un grupo de leales para que se encarguen del “Puesto de Comando Presidencial”. Esto suena a otra de esas ridiculeces militaristas que tanto inventa el gobierno.

Pero, así como Tareck El Aisimi habla por Nicolás Maduro, otro personaje peculiar habla en nombre de otra persona. Tibisay Lucena no le da la cara al país, no habla. Pero en su lugar lo hace Jorge Rodríguez. Este caballero, de naturaleza provocador, ha dicho, citado enUltimas Noticias: “Las planillas con las firmas llegaron mochas al CNE. 11% están incompletas”. E insiste en su cantaleta desesperada: “La oposición sabe que es imposible que se realice un referéndum este año”. Rodríguez, ¿por qué usted tiene acceso a esta información y el país no? ¿Por qué la señora Tibisay Lucena no informa sobre esto y es usted quien habla? Otro punto, ¿si lo que se necesitan son 195.000 firmas, y ya la señora Lucena dijo en algún momento, cuando se le olvidó que debía guardar silencio, que había un millón quinientas mil firmas ya contabilizadas, por qué perder el tiempo si solo hacían falta 196.000? ¿Por qué insiste usted en que no puede haber revocatorio este año? ¿Por qué la cantaleta, que uno casi la siente hasta con patadas en el piso?

Sobre el revocatorio es bueno leer lo que dice Monseñor López Castillo, Arzobispo de la ciudad de Barquisimeto, en el gran titular de hoy de El Impulso: “El pueblo tiene derecho a exigir el revocatorio. Se trata de un derecho constitucional, el cual no debe ser demorado. (Demorarlo) puede precipitar la reacción de un pueblo. Al pueblo hay que respetarlo. El revocatorio permite un cambio por la vía pacífica. Es la vía para el cambio de regímenes fracasados.”