Donald Trump está a un paso de ser candidato republicano (Detalles)

A- A A+
mayo 03
/ 2016

El magnate llegaría a la Convención Republicana de Cleveland (Ohio) de mediados de julio encumbrado por votantes desencantados con el sistema político tradicional y que han dado la espaldas a candidatos del llamado “establishment” de una manera que pocos analista políticos había conseguido prever.

El discurso populista y anti-inmigrante de Trump le ha quitado el velo a un grupo de votantes estadounidense que culpan a la globalización, a China o México, y a la falta de mano dura del presidente demócrata Barack Obama del cambio de paradigma económico y de mermada hegemonía estadounidense.

La maestría de Trump para monopolizar el discurso político, no solo en la televisión, sino en las redes sociales, puso a Cruz a la defensiva en la semana previa a las primarias de Indiana, que se sucedían tras otra ronda de votaciones en el noreste donde Trump se había impuesto de forma abrumadora.

Trump utilizó esa postura de fuerza para posicionarse como el ganador oficioso del proceso de primarias republicanas, pese a que no lo es matemáticamente, e inició una nueva campaña de ataques contra Cruz que culminó con la extensión del rumor de que su padre, Rafael Cruz, estuvo relacionado con Lee Harvey-Oswald el asesino del presidente John Fitzgerald Kennedy. Trump aireó una supuesta exclusiva del periódico sensacionalista y de malísima reputación “National Enquirer”, el mismo que Trump utilizó para asegurar que Cruz había sido fiel a sus esposa con cinco amantes diferentes, una de ellas, según se sospecha en los círculos de Washington, Katrina Pierson, una de las responsables de campaña de Trump.

En esta ocasión Trump se hizo eco del artículo del Enquirer que asegura que Rafael Cruz es el misterioso acompañante de Oswald en una de las fotografías de magnicida incluidas en el informe Warren del Congreso estadounidense, realizado para investigar la muerte de Kennedy en 1963.

El rumor llevaba varios días circulando, pero fue Trump el que lo sacó hoy, el mismo día de las primarias de Indiana, a relucir de nuevo. Trump conoce la atracción de un sector del electorado republicanos a las teorías conspiratorias, algo que, pese al desmentido contundente de Cruz y su reiterado mensaje de que “Indiana es lo único que nos separa del abismo” no sirvió, si no para sumir a su campaña en el caos.

Cruz lo probó todo: se adelantó a todos y propuso a la ex ejecutiva Carly Fiorina como su candidata a vicepresidenta, con la esperanza de ganarse el voto de mujeres y en junio tener un mejor punto de partida en California, donde Fiorina tuvo una fallida carrera política. Además, Cruz se alió con Kasich para coordinar sus campañas con el objetivo de quitar delegados a Trump, algo que no ha resultado fructífero. El movimiento “Never Trump” (Nunca Trump) emitió esta noche un comunicado en el que reconoció que “claramente el futuro nos muestra un camino mucho más complicado tras Indiana”.

El magnate neoyorquino está inmejorablemente posicionado en las primarias que restan antes de la celebración de la Convención Republicano de julio, y si los números siguen favoreciéndolo se enfrentará a la ex secretaria de Estado Hillary Clinton o el senador por Vermont Bernie Sanders, que hoy están virtualmente empatados en Indiana y siguen manteniendo abierta una lucha por la nominación demócrata y por el corazón del Estados Unidos más liberal.

IB