Dígale adiós al dolor de garganta siguiendo estas recomendaciones

A- A A+
febrero 02
/ 2016

Cada vez que lo experimentamos creemos que apareció de la nada, pero el dolor de garganta es causado en la mayoría de las veces por infecciones virales, que si bien no son graves pueden resultar muy molestas

Las infecciones bacterianas y los virus del resfriado y la influenza son los principales responsables del dolor de garganta. Así mismo, factores ambientales como el humo del cigarrillo, el alcohol concentrado y los alimentos picantes pueden generar esta molesta irritación.

¿Pero qué podemos hacer para aliviar este malestar? Los sprays para la garganta incluyen sustancias calmantes y refrescantes que contribuyen a aliviar el malestar, el ardor y el picor. Sin embargo, te presentamos cinco consejos para deshacerte del dolor de garganta de forma natural:

Haz gárgaras. De agua tibia con sal permite que la garganta absorba el agua de las células de la membrana mucosa, que se encuentra inflamada. La cantidad recomendada es de media cucharada de sal por cada vaso de agua. Lo ideal es hacer esto dos veces al día, no más.

Come caramelos. En sus presentaciones analgésicas funcionan contra el dolor de garganta suavizando las molestias asociadas como el picor y la irritación. La razón: los caramelos estimulan la producción de saliva y esta a su vez contribuye a aliviar el dolor de la garganta al tragarse.

Mantente hidratada. Los líquidos humedecen las membranas mucosas, por lo que la sensación de dolor se reduce, especialmente en el caso de las bebidas calientes, como el té. Evita las bebidas frías porque pueden incrementar las molestias y el dolor de garganta por la irritación.

Toma una cucharada de miel. La miel es un excelente antiséptico, es decir, ayuda a combatir las enfermedades infecciosas destruyendo los microbios que las causan. Traga con lentitud para que la miel logre calmar la irritación. Puedes optar por hacer esto dos veces al día.

Date una ducha caliente. Debido a que lo más dañino para nuestra garganta es la sequedad del ambiente, debemos intentar humedecerlo lo más posible con la ayuda del vapor de una buena ducha con agua caliente. Si no deseas ducharte, solo aspira el vapor que crea el agua.

Eme